Los concejales del FPV entienden que es necesario un pliego alternativo para el nuevo contrato de recolección de residuos.

El servicio de recolección y disposición de los residuos urbanos es un tema fundamental de la vida de nuestra ciudad. En noviembre vence el actual contrato; como concejales y vecinos de Hurlingham, queremos contarle a la comunidad por qué objetamos el Pliego de Bases y Condiciones para los contratos de recolección de residuos enviado por el Poder Ejecutivo municipal, y cuáles fueron las modificaciones que propusimos para alcanzar un servicio modelo.

Este Pliego de Bases y Condiciones reglamenta la concesión del contrato más importante de la historia del Municipio: abarca un lapso de cinco años y su valor es de 1020 millones de pesos, cifra que supera todo el Presupuesto municipal para un año y para todos los rubros. Nunca antes el Municipio de Hurlingham había encarado un contrato tan elevado. Ahora tenemos la oportunidad, por única vez hasta el año 2022, de discutir qué servicio de recolección queremos en nuestro distrito.

Para contar con un pliego que garantice el mejor servicio, nos abocamos a la tarea de consultar diversos especialistas y estudiar distintos antecedentes de contratación. De allí surgió la propuesta de incorporar 47 modificaciones. Todas, sin distinción, fueron rechazadas. (Ver link:http://bit.ly/RecoleccionDeResiduos)
Con nuestras mejoras buscábamos resolver, entre otros, los siguientes problemas:
1) La empresa que gane la licitación tendrá potestad para rescindir unilateralmente el contrato, dejando a los vecinos sin servicio. Esta cláusula resulta abusiva, e inclina la balanza muy a favor de la empresa: ante cualquier conflicto, tendrá la posibilidad de romper en forma uniltateral el vínculo, y sabemos lo importante que es para una ciudad que la recolección funcione sin interrupciones.

2) Habilita la posibilidad de renovación perpetua del mismo contrato, en las mismas condiciones actuales, sin que vuelva a ser discutido por el Concejo Deliberante y, por lo tanto, sin que podamos incorporarle nuevos avances técnicos o nuevas exigencias ambientales.

3) El pliego carece de especificaciones técnicas, es decir que no indica en detalle a qué deberá comprometerse la empresa contratista. No delimita con precisión los cuadrantes que debe recorrer el servicio, ni la cantidad de personal y equipamiento del que debe disponer, ni tampoco si los móviles deben contar con brazo mecánico para levantar contenedores o qué capacidad de carga debe tener cada uno, entre otras cosas. Tampoco indica dónde se realiza la disposición final, es decir, el punto de descarga de la basura. Esta cuestión también resulta problemática ya que el Municipio, según el pliego, no tiene forma de saber dónde fueron descargados los residuos; si se los depositó en el CEAMSE o en otro lugar; si despachó la cantidad acordada, u otra. Además, como no realiza especificaciones técnicas, el pliego tampoco establece un sistema de puntaje que permita comparar objetivamente la oferta de una empresa con la de otra.

4) Otro aspecto central es que, si la empresa demanda un aumento en la contraprestación que el Municipio no puede afrontar, el pliego lo habilita para negociar una reducción en el servicio, lo que perjudicaría directamente a los vecinos de Hurlingham.
El pliego presenta otras complicaciones, tales como la omisión de marco normativo, la falta de información respecto de la sustentabilidad ambiental de la propuesta y la ausencia de mecanismos de fiscalización por parte del Estado, como así también la inclusión de la desobstrucción de sumideros y pluviales en un pliego que tiene por objeto otro servicio, lo que disminuye la cantidad de potenciales oferentes.
En resumen: acompañar el pliego tal cual fue elaborado, sin que se incorporara ninguna reforma, equivalía a dejar a los vecinos a merced de la buena voluntad de una empresa hasta el año 2022, porque el Estado municipal –cuya función es cuidar a los ciudadanos– se estaría autolimitando en su capacidad de control. Como representantes del pueblo, no podíamos acompañar ese proyecto sin proponer mejoras.
Nuestras propuestas son las de todos los vecinos. Queremos que haya contenedores en todos los barrios y que sean vaciados todos los días. Queremos un sistema integral sustentable que reduzca la generación de residuos minimizando el volumen a enterrar, que avance en la recuperación y el reciclado, que disminuya la toxicidad y que establezca mecanismos de concientización sobre la separación en origen. Queremos que haya Centros de Acopio municipales donde el material reciclado sea clasificado y distribuido para nuevos procesos productivos. Queremos que la empresa también se encargue de limpiar nuestras calles luego de las festividades o espectáculos al aire libre. Queremos un Estado inteligente, con herramientas para defender a los vecinos, de manera que Hurlingham se transforme en una ciudad ejemplar en materia ambiental. Y queremos que todo eso figure por escrito, para que haya reglas claras.

Lamentablemente, nuestras propuestas para mejorar las condiciones a las que debe ajustarse la empresa que ganó la licitación no fueron consideradas, y el pliego fue votado tal como llegó. Nosotros, desde el FPV, hemos acompañado todas las medidas tendientes a mejorar la calidad de vida de los vecinos. Incluso hace unos meses aprobamos un pliego de emergencia para que una empresa que trabaja en Ituzaingó pudiera reemplazar a la firma anterior. Pero ese pliego era por cinco meses, excepcional, para salir de una emergencia, y el que se aprobó en la última sesión –que es idéntico– se extiende, como mínimo, por cinco años. Había una oportunidad para que Hurlingham empezara a convertirse en una ciudad verde modelo. Creemos que la oportunidad sigue abierta.

Llama la atención que los concejales de Cambiemos hayan apoyado el pliego actual sin sugerir absolutamente ningún cambio. Esperábamos que intentaran acercarlo al que tiene la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mucho más exigente con las condiciones que se le ponen a las empresas recolectoras. Es cierto que la Capital, producto de la injusta distribución de los fondos públicos, percibe siete veces más recursos per cápita que los municipios de la provincia, sobre todo de los que gobiernan intendentes del FPV.

Lo más importante es que estamos a tiempo de realizar mejoras. Podemos llegar a un pliego de primer nivel, para que nuestra comunidad tenga el mejor servicio de recolección posible en el tiempo más corto posible. No es una meta inalcanzable. Podemos construir una ciudad verde, limpia y saludable, con un Estado que controle a las empresas para que las familias disfruten de vivir en los barrios de William Morris, de Villa Tesei, de Hurlingham.
Podés consultar las modificaciones al pliego en el siguiente link: http://bit.ly/RecoleccionDeResiduos
Martín Rodríguez – Presidente del HCD
Adrián Eslaiman – Concejal Bloque FPV
Cecilia Sáenz - Concejal Bloque FPV
Natacha Ghergo - Concejal Bloque FPV

.