DIVULGAR EDUCAR

Mobirise

Andrea Gamarnik, reconocida mujer
científica de nuestro país 

Andrea Gamarnik, es la Directora del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires, IIBBA-CONICET. Perteneciente a una familia obrera, se introdujo en el mundo de la ciencia al obtener una beca disponible para el Colegio Farmacéutico de Lanús .

La Dra. Andrea Gamarnik es bioquímica egresada de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Obtuvo su título de Doctora de la UBA en el año 1993. Realizó un posdoctorado en Virología en la Universidad de California en San Francisco (1994-1999) estudiando los mecanismos moleculares de replicación del virus de la poliomielitis. Luego trabajó en la industria en el desarrollo de ensayos fenotípicos para los virus VIH, y hepatitis B y C (2000-2001) en California. Regresó a la Argentina a fines del año 2001 para incorporarse al Instituto Leloir, donde creó el primer laboratorio de Virología Molecular.

Sus investigaciones se centran en estudiar los mecanismos de replicación de los virus de dengue y Zika. Ha recibido numerosas distinciones, entre ellas se puede mencionar la incorporación a la Academia Americana de Microbiología, el Premio Internacional L’Oreal UNESCO por las Mujeres en la Ciencia en representación de América Latina en el 2016, ha sido Investigadora del programa internacional del Howard Hughes Medical Institute de los Estados Unidos (2005-2011), es investigadora principal de subsidios del NIH, obtuvo el premio Konex en Ciencia y Tecnología mención a la trayectoria 2003-2013 en Microbiología, es editora académica de la revista PLoS Pathogens, entre otros.
En una nota brindada a Infobae, Andrea se expresaba en relación al premio obtenido en París por sus avances en la investigación del virus del dengue, sobre la importancia del reconocimiento de las mujeres en la ciencia, en donde se presentan desigualdades en las oportunidades: "Esta gratificación además nos hace reflexionar sobre el rol de la mujer en la ciencia.

Las mujeres no tenemos las mismas posibilidades de ser exitosas en la carrera científica que los hombres, y los números lo demuestran". "Este premio nos hace pensar cuáles son los obstáculos que sufren las mujeres para ser exitosas en una carrera científica". "Es importante la visibilización de las mujeres que hacen carrera en la ciencia; mostrar que hay mujeres que hacen ciencia y lo hacen bien"
Actualmente Andrea Gamarnik, forma parte del grupo de expertos que están trabajando sobre el desarrollo de los tests de coronavirus en el país.
Fuentes:
https://www.leloir.org.ar/gamarnik/jefe-de-laboratorio/

https://www.pagina12.com.ar/257335-coronavirus-cientificos-del-conicet-a-un-paso-de-desarrollar

https://www.infobae.com/2016/03/23/1798950-andrea-gamarnik-la-mujer-no-tiene-las-mismas-posibilidades-exito-que-el-hombre

Mobirise

Desafíos de la educación en tiempos de Pandemia

Por Mariana Babino

Frente a una pandemia que amenaza la salud de toda la sociedad, la determinación del Estado de establecer el aislamiento social preventivo y con ello la abrupta interrupción de la presencialidad en el sistema educativo, expuso una serie de dificultades y desafíos.
El Estado propone el paso vertiginoso al trabajo no presencial. Propuestas de plataformas virtuales, programas de TV, cuadernillos en formato papel, textos digitales y otros, son herramientas para que las/os niñas/os, jóvenes y adultos realicen hacer las “tareas”, con acompañamiento pedagógico de los docentes que presentan situaciones de estrés frente a una modalidad impensada en un futuro reciente. Sentimiento que comparten con los estudiantes y sus familias. Muchas/os no se consideran preparadas/os para asumir su nuevo rol de “educadora/or” domiciliaria/o y hacer frente a los requerimientos en lo intelectual, otras/os sienten la impotencia de no contar con recursos económicos que garanticen elementos tecnológicos.

Aún no considerando la ausencia de las herramientas tecnológicas, las desigualdades en el habitad, es otro aspecto a considerar frente a esta imperiosa necesidad de dar continuidad al desarrollo de contenidos escolares. Muchos hogares no cuentan con espacios físicos que le permita a un estudiante concentrarse para hacer “la tarea”, esto también se presenta como una vulneración de derecho.
No existe aprendizaje significativo sin enlace afectivo. Nuestra modalidad educativa presenta un escenario presencial de interacción afectiva entre el docente y estudiante. Esa interacción es diferente con cada una/o, teniendo su rasgo primordial la mirada que transmite estados de ánimos, ratificaciones rectificaciones basadas en el afecto.

Repensar esta emergencia que nos arrojó a la incertidumbre del “cuándo y cómo acabará” nos lleva también a repensar si necesitamos no sólo contenido de una currículo sino también la de interpelarnos cómo transitamos el aislamiento, dejando la exigencia académica, para abocarnos a pensar las nuevas formas de vida, reconstruir solidaridades, fortalecer lazos sociales y, sobre todo, educar en valores.
“Reprogramar el calendario escolar, pensar en nuevos objetivos para el vínculo entre la escuela, docentes y estudiantes, detener la máquina académica que entrega contenidos escolares y pensar en el desarrollo de otros conocimientos necesarios para este contexto de pandemia, no debería pensarse como vulneración de un derecho, más bien debería pensarse como el ejercicio de ese derecho según las necesidades de estos tiempos” (Gabriela Gelber y Daniela Poblete ibañez

Mobirise

"El MINCyT debe ser un actor clave para resolver las problemáticas del país"

Carolina Vera, jefa de Gabinete del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, destaca la importancia de vincular la ciencia con temas estratégicos de urgente necesidad. Adelanta un Programa de Género en CyT y analiza el compromiso de Argentina en la lucha contra el cambio climático.

Nicolás Camargo Lescano (Agencia CTyS-UNLaM)- En el último enero asumieron las nuevas autoridades del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, a cargo de Roberto Salvarezza. Allí, Carolina Vera, investigadora del CONICET y de la UBA, quedó a cargo de la Jefatura de Gabinete.

“La mayoría de este equipo somos investigadores e investigadoras que venimos de trabajar en los laboratorios, y con una marcada preocupación que se ha visto reflejada en las luchas que el sector viene llevando en los últimos años”, asegura la funcionaria, que es Doctora en Ciencias de la atmósfera e integrante del comité ejecutivo del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático, por sus siglas en inglés).

En esta entrevista con la Agencia CTyS-UNLaM, Vera destaca el carácter horizontal que el Ministro Salvarezza le imprime a este nuevo equipo, la necesidad de discutir una nueva Ley de Ciencia, las estrategias en materia de igualdad de género y el compromiso de Argentina para combatir y mitigar el cambio climático.

¿Cómo se lleva a cabo, actualmente, la relación con otros actores políticos y científicos?
Este es un Ministerio de puertas abiertas. Hemos iniciado el trabajo con los consejos federales de Ciencia y Tecnología de cada provincia y el diálogo con los otros Ministerios como con el Ministerio de Educación, donde están representadas todas las universidades. Es importante resaltar que todos los organismos que pertenecen al sistema científico tecnológico- el CONICET, el Banco Nacional de Datos Genéticos, la CONAE, etc- trabajamos codo a codo, de manera sincronizada. Hay una coherencia en las políticas de fortalecer el sistema de Ciencia y Tecnología y vincularlo con las problemáticas socioeconómicas del país.

¿Se encuentra, dentro de los objetivos, proponer y debatir una nueva ley de Ciencia y Tecnología, más a tono con los tiempos actuales?
Sí, está dentro de los objetivos de la actual gestión, así como hay un interés muy grande en acompañar más los proyectos de ley con los debates del Congreso, proporcionando la perspectiva científica en las grandes problemáticas.

Hace poco se obtuvo media sanción al proyecto que incorpora perspectiva de género a la Ley de Ciencia. ¿Qué estrategias y objetivos se plantean desde el Ministerio en torno a este tema?
En estos dos meses, hemos avanzado mucho en este sentido. Estamos por lanzar el Programa Nacional de Equidad de Género y Diversidades en el sistema científico y tecnológico. El Programa tiene tres objetivos: el primero es promover que las instituciones sean un ambiente propicio para el trabajo en equidad. El segundo es promover la incorporación de la perspectiva de género en las investigaciones, lo que es fundamental, luego, para impulsar políticas. Por ejemplo, en lo que se refiere a desarrollo sustentable o cambio climático, en la dimensión humana se suele tener una visión muy parcial que no involucra la perspectiva de género. Y el otro objetivo es promover la equidad de género en las posiciones jerárquicas en el área de ciencia y tecnología. Cuando uno mira los números, las estadísticas muestran mucha desigualdad en los puestos de toma de decisiones.

¿Se está trabajando para recuperar lo que fue el Plan Argentina 2020? ¿Habrá temas estratégicos sobre los que se trabajará más?
Sí, todo lo referente al Plan Argentina 2020, que en realidad ya hay que hablar de un plan para 2030, está a cargo de la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, dirigida por el doctor Diego Hurtado. En paralelo a ese trabajo, y a partir de este diálogo interministerial, estamos identificando temas estratégicos de urgente necesidad. Ya hubo algunos ejemplos, como la vinculación con el plan de Argentina contra el hambre. El MINCyT es un actor clave en las problemáticas sociales. Se armó una coordinación interministerial, junto al Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Producción, para avanzar en forma conjunta pensando el desarrollo a partir de bienes materiales que sean socialmente inclusivos y ambientalmente sustentables.

Usted está en el comité ejecutivo científico del IPCC (Panel Intergubernamental del Cambio Climático) ¿Cómo está Argentina, actualmente, en relación al compromiso político para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero?
El cambio climático ya está afectando las actividades socioeconómicas de nuestro país. Es urgente acelerar las acciones para la mitigación del cambio climático y la adaptación al mismo. Merece la pena destacar la Ley de Presupuestos Mínimos de Cambio Climático, que se aprobó a fines de 2019, que ordena las acciones que el gobierno va a llevar en relación al cambio climático. La autoridad de aplicación es el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, y, a su vez, hay un gabinete interministerial donde Ciencia y Tecnología va participar.

También está como coordinadora de la Agenda Ambiental Federal. ¿Qué tipo de propuestas y de objetivos se plantean desde este espacio?
Es un espacio horizontal de reflexión, integrado por investigadores e investigadoras de distintas disciplinas relacionadas con el ambiente y de diferentes organismos del país. Hacía falta tener espacios de discusión focalizados, en torno al desarrollo sustentable. Se viene trabajando en propuestas para contribuir desde el sector científico y tecnológico al desarrollo sustentable. En las últimas reuniones, se decidió empezar a elaborar reportes cortos, que permitan a los tomadores de decisiones tener una visión más rápida de algunos problemas y algunas soluciones, para ampliar la visión federal y la visión disciplinaria que tiene la Agenda.

Fecha de Publicación: 2020-02-28 / Fuente: Agencia CTyS-UNLaM

Mobirise

Verdades, luces y sombras detrás del coronavirus 

El patógeno mantiene a millones de personas en cuarentena y a toda la población mundial en vilo. La investigadora Sandra Goñi explica las particularidades de este brote, ahonda en sus causas culturales y advierte sobre otra epidemia: la desinformación.

Carolina Vespasiano - (Agencia CTyS-UNLaM) – Que el virus provenía de las serpientes. Que, finalmente, no era así. Que en realidad lo más probable es que provenga de murciélagos. Que todavía no hay certeza pero que ya se están desarrollando vacunas… Desde que el brote de coronavirus fue mundialmente reconocido, miles de titulares afirmaron, refutaron y continúan aportando información sobre el patógeno, a la par de cada paper que sale sobre el tema.

Lo único seguro es que, al día de hoy, hay 107 muertes y más de 4000 casos confirmados del virus oriundo de Wuhan, en China, que tiene a esa y a otras 12 ciudades pobladas por millones de personas en cuarentena.
En cuestión de dos semanas, el virus –que produce afecciones respiratorias y neumonía- traspasó la frontera China y ya se encuentra en Japón, Australia, Corea del Sur, Singapur, Tailandia, Taiwán, Vietnam, Malasia, Nepal, Camboya, Sri Lanka, Francia, Alemania, Estados Unidos y Canadá.
Según la OMS, la información que necesariamente debe circular es aquella que apunta a la prevención. En otras palabras, qué deben hacer concretamente las personas y las instituciones gubernamentales de salud para evitar y disminuir la probabilidad de contagio.
En diálogo con Agencia CTyS-UNLaM, la directora del Laboratorio de Virus Emergentes (LVE) del Instituto de Microbiología Básica y Aplicada (IMBA-UNQ), Sandra Goñi, explica las características de esta epidemia y pone la lupa sobre las causas medioambientales. “Este brote nos va a servir mucho para aprender cómo manejar la información”, adelanta.

Infodemia
Apenas se dio a conocer el caso del nuevo virus, la comunidad científica comenzó a estudiar su genoma para encontrar, en primer lugar, su procedencia y sus características básicas. A contramano de otras épocas, esa búsqueda –progresiva, con aciertos y errores como todo proceso- trascendió minuto a minuto en los medios públicos, generando abundante información que, sin un contexto adecuado, muchas veces resulta contradictoria.
Al día de hoy, por ejemplo, si bien todo parece indicar que su reservorio -el animal que sirve de huésped al virus- es el murciélago, esto todavía no se confirmó, y eso dio lugar a que todas las investigaciones previas, necesarias para acumular evidencia e ir descartando opciones, fueran publicadas mediáticamente, en algunos casos, como la “verdad”.
Para Goñi, la sobreoferta de datos es una muestra de los tiempos que corren: “La información explotó en términos de horas, y eso habla del acceso que tenemos a la tecnología. Hay todo un debate del ambiente científico que antes se daba tras bambalinas, pero que ahora podemos ver directamente como espectadores, muchas veces sin el contexto adecuado para poder interpretar este escenario”.
“El brote epidémico –explica- es muy incipiente, por eso todavía falta información. El hecho de tener el virus aislado en el laboratorio y hacer ensayos in vitro permite evaluar su comportamiento, pero este conocimiento no posibilita la predicción de cómo se puede llegar a diseminar en la población ni qué tan grave puede ser su patogenia. Lo que sí se puede es proyectar qué cambios puede haber, pero eso lleva tiempo”.
En este sentido, el flujo de noticias con hallazgos parciales, en una instancia tan primaria de la investigación, pierde sentido y puede prestar a confusiones. En otro ejemplo, una de las características del coronavirus que se difundió es que “muta muy rápidamente”. ¿Qué quiere decir esto?
Según Goñi, el virus cambia tan rápido “como cualquier otro que tenga ácido ribonucleico (ARN) como genoma”. “Cuando los virus multiplican ese ARN –agrega- lo hacen con errores, por eso se dice que ‘mutan’, ya que no tienen la capacidad de corregir esos errores, los cuales no necesariamente se traducen en un cambio en su capacidad de patogenia”. Una vez más, se difundió información que, en lugar de aclarar, oscureció.
Frente a este panorama, la experta indica que lo importante es difundir y atender a las recomendaciones de la OMS, que son las mismas que se aplicaron cuando ocurrió la gripe H1N1, y que cada persona pueda conocer qué se puede hacer para prevenir el contagio: toser en el pliegue del codo, higienizarse las manos con frecuencia y buscar atención médica en caso de presentar síntomas compatibles a los de un cuadro respiratorio agudo.
Para aquellos que se dirijan a la ciudad de Wuhan u otras zonas afectadas, se aconseja evitar: el contacto con personas que presenten síntomas compatibles con cuadros respiratorios agudos, asistir a lugares con presencia de animales de granja o salvajes, vivos o muertos, e ingerir alimentos crudos, en especial, los cárnicos.
“Después, cuando la información científica sea concreta, ahí sí se puede divulgar y comunicar porque todos tenemos derecho a conocer que es lo que está pasando. Los científicos nos tenemos que hacer cargo de pulir el conocimiento para transformarlo en información que sea trasmitida lo mejor posible”, afirma.

La información que falta
Según la investigadora, algo que se desprende de este tipo de epidemias pero que socialmente no se cuestiona son las causas, el motivo por el cual un virus pasa de su especie huésped a otra, emergiendo una enfermedad en su nuevo destino. La respuesta es: las formas en las que nos relacionamos con el ambiente.
“En una ciudad como Wuhan, que tiene un mercado enorme de productos de mar, convergen en un mismo espacio animales que naturalmente no estarían de forma cercana. Así, están generando un contexto en el que este intercambio de virus es una posibilidad”, ejemplifica la experta.
El hecho de transformar abruptamente un ecosistema, como ocurre con los desmontes de bosques, modifica la ecología de ese lugar y eso no solo repercute en el clima –con más sequías o inundaciones- sino en el comportamiento de las especies que, para sobrevivir, se trasladan a otros hábitats, con otras especies y otras dinámicas.
“Las especies que se trasladan –desarrolla Goñi- se someten a un nuevo ambiente donde tienen contacto con otros animales, y sus patógenos también lo hacen. Cada ser vivo tiene un cúmulo de agentes infecciosos con los que pueden convivir toda su vida sin que los afecten, pero que, al entrar en contacto con otro ser vivo, sí lo pueden enfermar”.

Uno de los temas de estudio de Goñi tiene que ver el virus Junín, un patógeno que ocasiona la fiebre hemorrágica argentina y que tiene como principal hospedador al ratón maicero. Como su nombre lo indica, el ratón come maíz y, cuanto más alimento tenga disponible, más se va a reproducir.
“Cuando explotó el cultivo de maíz en la Argentina, en la cuenca agrícola del centro de la provincia de Buenos Aires, los ratones maiceros empezaron a reproducirse mucho y comenzaron a entrar en contacto con los hogares. Ellos vivían con ese virus y no tenían problema, no estaban enfermos, pero sí enfermaron a los humanos, que a través del ‘salto de especie’ se transformaron en hospedadores secundarios”.
Este caso, como otros, da cuenta de que el corrimiento de los límites naturales, la transformación de hábitats y la depredación de ambientes pueden dar por resultado este tipo de brotes. En ese sentido, la experta insta a considerar estos brotes como una demanda más a sumar en las luchas por el cuidado del medio ambiente.
“El mayor cuestionamiento que nos tenemos que hacer como sociedades es cómo estamos viviendo en nuestro planeta. Cuando hablamos del agujero en la capa de ozono, del calentamiento global, también tenemos que agregar la emergencia de enfermedades, porque no es que ‘los virus nos atacan’, nosotros estamos avasallando cada vez más límites por nuestras formas de vivir”, concluye.

Mobirise

"Debemos reparar daños y evitar que los científicos se vayan del país"

Roberto Salvarezza, flamante ministro de Ciencia y Tecnología, analiza “la profunda crisis” que dejó el gobierno saliente por la “clara decisión de desinvertir” en el área. En esta entrevista exclusiva, adelanta los principales desafíos que tendrá su gestión.
En materia de presupuesto, Salvarezza afirmó que buscarán aprobar la Ley de Financiamiento de la Ciencia, actualmente con media sanción del Senado, que tiene el objetivo de llegar al 3 por ciento de inversión en el PBI para el 2030.


Nicolás Camargo Lescano (Agencia CTyS-UNLaM)- Para la comunidad científico-tecnológica, los cuatro años bajo la gestión macrista fueron muy críticos, tanto en lo económico como en lo simbólico. A los continuos y progresivos desfinanciamientos en presupuesto y sueldos -empeorado, además, por la suba del dólar y la inflación-, se le sumó la degradación del Ministeiro de Ciencia y Tecnología a Secretaría. El panorama llevó, incluso, a una histórica reunión de más de 200 directores de institutos del CONICET para reclamar más apoyo a la ciencia.
Roberto Salvarezza, flamante titular del renovado Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, se convirtió, en los últimos años, en un referente en materia de lucha y reclamo por los derechos de los científicos y científicas y por más recursos y apoyos para el área.
"El sistema está sumido en una profunda crisis", asegura el funcionario, en diálogo con la Agencia CTyS-UNLaM, enumerando los graves problemas que sufre el sector desde hace algunos años: recortes en presupuesto, investigadores yendo a concursos de televisión para poder continuar sus proyectos, becarios y becarias abandonando el país por encontrar mejores oportunidades en el exterior y la interrupción de proyectos importantes para el país, como el plan satelital o el plan nuclear.
Doctor en Química e Investigador Superior del máximo organismo de ciencia, Salvarezza tendrá la tarea de recomponer un área muy perjudicada. “Hay mucho optimismo en el sector científico, por el compromiso de Alberto Fernández de poner a los organismos de ciencia de pie”, subraya.
¿Cómo evalúa la gestión de Cambiemos en Ciencia y Tecnología? ¿Cuál es el escenario que reciben las nuevas autoridades del área?

La gestión de Mauricio Macri en Ciencia y Tecnología ha sido una gestión negativa, que deja al sistema de ciencia y tecnología sumido en una profunda crisis: salarios que son del 40 por ciento por debajo de lo que estaban en 2015; una desinversión del orden del 43 por ciento, en términos reales, en relación con 2015; becas de investigación para graduados universitarios que están por debajo de la línea de pobreza; subsidios que no alcanzan para investigar, lo que ha motivado que algunos científicos vayan a programas de televisión a buscarse unos pesos para poder continuar sus proyectos; centros e institutos tienen dificultades para abrir sus puertas porque no pueden, siquiera, garantizar la seguridad y la limpieza. A su vez, hubo discontinuidades importantes en proyectos de bandera de Argentina, como el plan satelital o el plan nuclear. Ese es el tremendo panorama que deja la gestión de Cambiemos en el área.

Especialmente si se tiene en cuenta lo perjudicial que es discontinuar procesos y que no se puede retomar desde donde uno lo dejó, cuatro años antes…

Totalmente. Hay temas de tipo tecnológico donde se han perdido cuatro años. Por otro lado, también hay muchos investigadores jóvenes que han decidido irse al exterior y continuar su carrera en otro lado. Todo este ambiente que ha creado Cambiemos en torno a la Ciencia y la Tecnología en nuestro país ha sido expulsivo. Fue un proceso que comenzó en 2016 y continuó progresivamente durante toda la gestión, hasta desembocar en el golpe simbólico final con la degradación del Ministerio de Ciencia a Secretaría. Hubo una clara decisión de desinvertir en ciencia y tecnología y eso ha llevado a que el sistema se convierta sumido en una profunda crisis.

¿Qué perfil y qué objetivos se trazan para este nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación?

La primera etapa de este Ministerio va a consistir en reparación de daños, en cambiar el clima que tiene el sistema hoy en día y evitar que nuestros investigadores y los más jóvenes se vayan del país. Una vez que ese daño se haya reparado, que va a llevar tiempo, trabajaremos para poder poner, por lo menos, las variables cercanas a lo que estaba en 2015. Podremos comenzar un proceso más complejo de organizar un sistema de ciencia y tecnología que, necesariamente, debe enfrentar desafíos que son importantes y que ya estaban presentes en 2015: la federalización, una mejor articulación entre todos los organismos y también mejorar los canales de transferencia de conocimiento a la sociedad. Necesitamos un ida y vuelta para satisfacer la demanda que hoy en día tiene la sociedad. De alguna forma, es como un doble frente: reparar el daño y, al mismo tiempo, que los jóvenes vuelvan a pensar en la ciencia como una posibilidad para contribuir al desarrollo de la Argentina.

Cuando dice articular, ¿se refiere a la agenda de otros ministerios y otros actores sociales?

Por supuesto. Nosotros tenemos que articular entre sí todo el sistema, es muy importante que se ponga en práctica el gabinete científico tecnológico, tendrá que coordinar allí todas las actividades de los organismos de ciencia: el INTA, el INTI, la CNEA, la CONAE, el CONICET y las universidades. También necesitamos potenciar los canales desde el Estado, para poder articularlos y canalizar la demanda, a través, por ejemplo, de las distintas gobernaciones y de los municipios. Hay que crear todo un entramado de vinculación que le permita a la sociedad explotar el sistema de ciencia en Argentina. También debemos retomar la agenda del Plan Argentina 2020, que marcaba algunos rumbos muy importantes. Fue un plan muy debatido y trabajado, con metas muy interesantes que hay que volver a contemplar. Por supuesto, hay que partir de la realidad que hoy tiene el sistema y el proceso va a involucrar una revisión.

¿A qué presupuesto se aspira, desde el Frente de Todos, en materia de Ciencia y Tecnología?

Tenemos presentado por el senador Omar Perotti, ahora gobernador de Santa Fe, una Ley de Financiamiento de la Ciencia, que tenía el objetivo de llegar en 2030 al 3 por ciento de inversión en el PBI. Es una meta muy importante, muy ambiciosa y permitiría fortalecer a todo el sistema. Allí estaría involucrado no solo el sector estatal, sino también el sector privado, a través de herramientas específicas. Esta ley, que tiene media sanción del Senado, podría ser un lanzamiento valioso para fijar un horizonte y para que la ciencia y la tecnología tenga una continuidad en el tiempo.

¿Cuál será el rol del CONICET y las universidades, en el nuevo mapa científico-tecnológico que se articulará?

El CONICET, junto a las universidades nacionales, constituye una proporción muy importante en cuanto a su peso en el sistema científico tecnológico en nuestro país. De la enorme cantidad de institutos que tiene el CONICET, un enorme porcentaje son compartidos con las universidades nacionales y, a la vez, muchísimos investigadores del CONICET son docentes universitarios. Yo no podría hablar del CONICET sin hablar de la universidad. Ambos son una enorme cantidad de conocimiento básico de la Argentina y también han avanzado en todo lo que es ciencia orientada y en aplicaciones concretas. Son organismos que tienen que trabajar fuertemente, como socios, para extender y lograr una mayor transferencia de conocimiento. Tanto el CONICET como la universidad son centrales en esta composición, por lo que necesitamos volver a recuperar su financiamiento.

Hace poco se obtuvo media sanción al proyecto que incorpora perspectiva de género a la Ley de Ciencia. ¿Qué objetivos contempla esta Ley y de qué modo se llevará a cabo su implementación?

La ley es muy interesante y contó con el apoyo de todos los bloques. Si bien tenemos una proporción muy buena en cuanto a género en el sistema de ciencia -en el caso del CONICET, por ejemplo, hay una proporción de mujeres que supera a la de hombres-, lo cierto es que, en los cargos directivos, hay una proporción muy alta de hombres. Entonces, lo que plantea esta ley es garantizar una mejor distribución en la representación de género, en forma amplia, no en forma binaria. La ley, asimismo, modifica artículos de la ley de 2001 de Ciencia y Tecnología. Esa ley también se encuentra obsoleta, por lo que tendremos que trabajar para implementar una ley actualizada. Habrá que revisarla e introducir, entre otras cuestiones, los cambios contemplando las cuestiones de género.

Mobirise

Un catálogo de proteínas para conocer mejor las células 

CONICET- MAX PLANCK
Investigadores del IBioBA demostraron el rol de una pequeña molécula llamada Nedd8 en la regulación de 341 proteínas, una relación que hasta ahora se desconocía. El avance abre perspectivas tanto para conocer el funcionamiento de enfermedades como para explorar nuevas opciones terapéuticas.

Nicolás Camargo Lescano (Agencia CTyS-UNLaM)- Echar un vistazo al interior de las células permite vislumbrar la compleja maquinaria que se esconde detrás de su funcionamiento. Como si se tratara de un perfecto engranaje, cada parte del sistema cumple un rol específico, aunque el continuo trabajo de los científicos permite conocer nuevas funciones y dinámicas que pueden implicar respuestas a posibles problemas.

Un ejemplo de ello es Nedd8, una pequeña molécula que se asocia a las proteínas y que resulta clave tanto en el proceso de división celular como en el desarrollo de conexiones sinápticas entre neuronas. Ahora, investigadores del Instituto de Investigación en Biomedicina de Buenos Aires (IBioBA- CONICET Max Planck), generaron una suerte de catálogo de 341 proteínas reguladas por Nedd8. Como hasta el momento no se sabía el vínculo entre Nedd8 y todas estas proteínas, el avance abre interesantes perspectivas en el campo. El trabajo fue publicado en la revista Nature Structure and Molecular Biology.

“Cada proteína desarrolla una acción específica en la célula- explica Damián Refojo, codirector de este estudio-. A su vez, hay pequeñas moléculas regulatorias que, cuando se unen a las proteínas, les cambian su actividad, su localización dentro de la célula o su capacidad de asociarse con otras proteínas. Una de estas moléculas regulatorias es Nedd8 y a la reacción química que ocurre cuando Nedd8 se pega a una proteína se la llama neddilación”.

El grupo de Refojo, jefe del laboratorio de Neurobiología Molecular del IBioBA, viene trabajando con esta pequeña molécula desde hace varios años. Dentro del campo, se consideraba que la principal función de Nedd8 estaba unicamente asociada a la duplicación celular.

“Se había comprobado que esta molécula se pegaba a una serie de proteínas llamadas culinas, que controlan la estabilidad de toda otra serie de proteínas necesarias para que las células se dividan y proliferen - agrega Raquel Becerra, becaria doctoral del CONICET y coautora del trabajo-. El problema es que, a partir de estudios propios e investigaciones de otros laboratorios, empezamos a ver la importancia que Nedd8 tenía en las neuronas, que no atraviesan este proceso de división celular”.

Si esta molécula afectaba a una célula como la neurona, que no realiza división celular, ¿era posible que tuviese efectos en otras proteínas? La respuesta fue que sí: a lo largo de los últimos años, el equipo de investigación trabajó en una metodología compleja llamada espectometría de masa, con la cual pudieron identificar otras 341 proteínas neddiladas y que es el centro del trabajo que acaban de terminar.

“El catálogo, que está disponible, podría ser de importancia para todos los equipos de investigación que trabajan con algunas de estas proteínas, para que los científicos puedan ver si Nedd8 está jugando algún rol esencial en su funcionamiento”, proyecta el investigador. En el proceso fue importante, también, el trabajo de la Plataforma Bioinformática, a cargo de Patricio Yankilevich.

Distintos estudios vienen confirmando la importancia que la neddilación tiene en algunos cánceres sanguíneos y tumores sólidos, precisamente por el rol que esta molécula tiene en la duplicación celular. “Como esencialmente lo que una célula tumoral hace es duplicarse y crecer en cantidad, muchas de las estrategias antineoplásicas buscan bloquear esta duplicación”, detalla Refojo, quien proyecta que tal vez haya otras proteínas, incluidas en el flamante catálogo, que puedan cumplir un rol importante en ese efecto antitumoral.

“Este nuevo catálogo es una herramienta que permite comprender mejor los mecanismos de acción de Nedd8 y abrir ventanas para explorar nuevas opciones terapéuticas”, subraya el investigador del CONICET.

Más herramientas para investigar
Para Refojo, resultan claves los vínculos con grandes centros de investigación científica. “El ser un Instituto Partner de la Sociedad Max Planck, que además es el único instituto de investigación asociado a la Sociedad Max Planck de Alemania en Latinoamérica, nos abre muchas puertas y esta no fue la excepción. El trabajo fue realizado a la par con la empresa biotecnológica Genentech, de Estados Unidos, que nos permitió el acceso a tecnologías e interactuar con científicos del máximo nivel” destaca, a la vez que pondera la interacción con el Laboratorio de Física Aplicada del doctor Fernando Stefani, “que contribuyeron de una manera esencial con su expertiz en la microscopía de súper resolución”.

En este sentido, para el investigador son indispensables las condiciones de trabajo adecuadas. “Para que nuestras investigaciones tengan influencia puertas afuera y alcancen visibilidad y verdadero impacto internacional, a veces se necesitan estudios de muchos años, de mucho esfuerzo y mucha inversión, porque los estudios más pequeños a veces no logran tener el impacto necesario- puntualiza-. El sistema debe intentar estimular este tipo de proyectos que requieren mas tiempo e inversión”.

Respecto a la situación actual del sistema científico, Refojo considera que las actuales autoridades del área “están haciendo todo lo necesario para revertir el estado de desintegración absoluta en el que se encuentra el sistema científico y confío que lo lograrán”, aunque también considera vital el pensar a mediano y largo plazo, “con la educación y la ciencia como pilares del desarrollo económico”.

“Debemos mejorar la infraestructura, proveer mejores equipos y herramientas, pagar mejores salarios y también exigir más y mejores resultados. Es lo único que realmente nunca hemos intentado como país. Los recursos humanos están y podemos hacerlo: la clase política entera debe entenderlo porque esto requiere decisiones e inversiones de largo plazo- resalta el investigador-. La sociedad debe exigirlo porque, sinceramente, no veo que tengamos, como país, otra opción para no quedar cada vez más rezagados en el contexto del desarrollo mundial”.

Fuente: Agencia CTyS-UNLaM
foto: Damián Refojo (codirector del estudio), Sebastián Giusti (colaborador del estudio) y Raquel Becerra (coautora del estudio) en uno de los laboratorios del IBioBA. Fuente imagen: Prensa IBioBA.

compartir esta página

Create a free site - Learn more