.

Wislawa Szymborska: humilde y curiosa poeta


(Kórnik, Poznan, 1923 - Cracovia, 2012)
Fue una reconocida poetisa polaca también destacada en la crítica y al ensayo en diversas publicaciones periódicas, en particular en Vida Literaria.
Estudió literatura y sociología después de la Segunda Guerra Mundial. Su primer poema publicado, "Busco la palabra", apareció en 1945 en el Diario Polaco, y fue a partir del poemario Por eso vivimos (1952) cuando obtuvo reconocimiento público.
Ha publicado más de 16 libros de poesía, entre los que se encuentran Llamada a Yeti (1957), Sal (1962), Cien consuelos (1967), Gran número (1976), Gente en el puente (1986) y Fin y principio (1993). También fue traductora de obras literarias del francés, y perteneció a la Unión de Escritores y la Asociación de Escritores
De estilo reflexivo, irónico, realista y filosófico, en sus obras hay referencias a la maternidad, el cuerpo femenino y la sensualidad. Wislawa obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1996.

Poema:
Soy la que soy.
Casualidad inconcebible
como todas las casualidades.

Otros antepasados
podrían haber sido los míos
y yo habría abandonado
otro nido,
o me habría arrastrado cubierta de escamas
de debajo de algún árbol.

En el vestuario de la naturaleza
hay muchos trajes.
Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.
Cada uno, como hecho a la medida,
se lleva dócilmente
hasta que se hace tiras.

Yo tampoco he elegido,
pero no me quejo.
Pude haber sido alguien
mucho menos individuo.
Parte de un banco de peces, de un hormiguero, de un enjambre,
partícula del paisaje sacudida por el viento.

Alguien mucho menos feliz,
criado para un abrigo de pieles
o para una mesa navideña,
algo que se mueve bajo un cristal de microscopio.

Árbol clavado en la tierra,
al que se aproxima un incendio.

Hierba arrollada
por el correr de incomprensibles sucesos.

Un tipo de mala estrella
que para algunos brilla.

¿Y si despertara miedo en la gente,
o sólo asco,
o sólo compasión?

¿Y si hubiera nacido
no en la tribu debida
y se cerraran ante mí los caminos?

El destino, hasta ahora,
ha sido benévolo conmigo.

Pudo no haberme sido dado
recordar buenos momentos.

Se me pudo haber privado
de la tendencia a comparar.

Pude haber sido yo misma, pero sin que me sorprendiera,
lo que habría significado
ser alguien completamente diferente.
(Del montón - Wislawa Szymborska)

Fuentes:
//www.heroinas.net/2012/02/anna-swirszczynska-de-polonia.html
//www.biografiasyvidas.com/biografia/s/szymborska.htm
//www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=szymborska-wislawa
//www.biografias.es/famosos/wislawa-szymborska.html
//www.poesia.us/wislawas.html

.

Marielle Franco, admirable luchadora social, guerrera de las favelas

Por M. Castro

Recordamos y visibilizamos la lucha de Marielle Franco, activista y política quien fue recientemente fue asesinada a disparos, el 14 de marzo de 2018 junto a Anderson Pedro Mathias Gomes, conductor del vehículo en que la concejala se encontraba, cuando regresaban de un acto por los derechos de las mujeres negras en el barrio de Lapa, en el centro de Río. “¿Cuántos más tienen que morir para que esta guerra acabe?”, se había preguntado Marielle en las redes sociales, un día antes de ser asesinada. ¡Exigimos justicia!
Marielle Franco (Río de Janeiro, 27 de julio de 1979-14 de marzo​ de 2018), fue una activista defensora de los derechos humanos, representante de la lucha de las mujeres negras brasileñas contra el racismo, el machismo, la violencia institucional y abuso policial. Marielle era negra, lesbiana, madre, feminista y concejala del Partido Socialismo y Libertad en Río de Janeiro, quien nació y se crió en el barrio de favelas de Maré, en el que sufrió una experiencia, que marcaría su vida e impulsaría su militancia por los derechos humanos, la de la muerte de una amiga, víctima de una bala perdida, durante un tiroteo entre la policía y narcotraficantes.
Marielle fue madre a los 19 años, por lo que en su momento tuvo que dejar sus estudios, pero más adelante pudo retomarlos, para luego graduarse en sociología, en la Universidad Católica PUC, con maestría en Administración Pública.
También trabajó en organizaciones de la sociedad civil como la Fundación Brasil y el Centro de Acciones Solidarias de la Maré (Ceasm), y coordinó la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos y Ciudadanía de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Alerj), al lado del diputado Marcelo Freixo. Al presentarse como candidata para el Concejo Municipal obtuvo más de 46.000 votos y el quinto puesto. Ya siendo presidenta de la Comisión de la Mujer del Concejo, Marielle presentó un proyecto para la creación de un Informe de la Mujer Carioca, con el objetivo de solicitar la recopilación de datos sobre violencia de género en el municipio. Además impulsó acciones que buscaban permitir el aborto en las mismas condiciones establecidas por el Supremo Tribunal Federal del país y ampliar el número de Casas de Parto, locales destinados a la realización de partos.
La activista de izquierda, quien fue muy crítica con la intervención del Ejército en la seguridad de Río de Janeiro, desplegada por el Gobierno brasileño, fue nombrada la relatora de la comisión del Concejo creada para fiscalizar las operaciones policiales en el marco de la intervención militar, e identificar las posibles violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad en las favelas de Río.

.

Violencia laboral contra la mujer y las consecuencias en la salud

Por M. Castro

La discriminación en el ámbito laboral debe entenderse como cualquier omisión, acción consumada o amenaza que tenga por fin o por resultado provocar distinción, exclusión o preferencia, cuyo efecto consista en anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato, empleo u ocupación de las mujeres. Por lo tanto es discriminatoria la exigencia de un requisito inherente a la pertenencia de género para acceder o para mantener un contrato de trabajo; incomodar a la trabajadora con palabras o gestos, bromas o insultos en razón de su sexo, nacionalidad, edad, color, origen étnico, religión, discapacidades, aspecto físico, preferencias o situación familiar, entre otros.
Otra forma de violencia laboral es la "inequidad salarial", es decir, el "quebrantamiento del derecho de igual remuneración". Se entiende por "derecho a igual remuneración por igual tarea o función" al derecho a recibir igual remuneración por trabajo de igual valor.
También, el tipo de violencia más frecuente es el hostigamiento psicológico, el cual se ejecuta en forma sistemática sobre una determinada trabajadora con el fin de lograr su exclusión laboral: El "hostigamiento psicológico", también conocido como acoso moral, acoso psicológico o mobbing, debe consistir en toda acción, omisión o comportamiento destinado a provocar, directa o indirectamente, daño físico, psicológico o moral a una trabajadora, sea como amenaza o acción consumada, y que puede provenir tanto de niveles jerárquicos superiores, del mismo rango o inferiores. Además, tal maltrato debe realizarse "en forma sistemática", es decir, de modo continuo, repetido y persistente. La práctica del mobbing puede consistir en: actitudes discriminatorias o humillantes, ya sea en forma silenciosa o a los gritos; la exclusión de un empleada de actividades sociales que involucren al resto de los trabajadores; no dirigirle la palabra o hacerlo en forma burlona; no darle trabajo o hacerle cumplir tareas que no están a la altura de su calificación laboral; cambios de oficina o lugar de trabajo para separarlo de su grupo cercano o para obligarlo a trabajar en un sitio inadecuado (sin ventanas, por ejemplo); prohibirle hablar con compañeros/as; juzgar de manera ofensiva su desempeño; amenazar con despidos sin fundamento real, etc..
Uno de los fines que persigue la violencia laboral, es "lograr la exclusión laboral"; de manera que, con el acoso psicológico se busca apartar a la trabajadora de su ámbito laboral, pues a causa de este maltrato la víctima termina pidiendo traslado, licencia o finalmente renuncia.
Pero la eliminación del puesto de trabajo no es el único fin que se puede perseguir con esta modalidad, también puede obedecer a una motivación de dominación y sometimiento, a doblegar a la trabajadora para que resigne sus pretensiones (por ejemplo, reclamo de equiparación salarial), a dificultar la realización de sus actividades y tareas, a destruir su reputación o a inducir sentimientos de inseguridad, etc.
Además, hay otro tipo de acoso que también puede tener repercusiones negativas en la salud de las mujeres y es "el acoso sexual” o "violencia sexual". Con este tipo de hostigamiento lo que se busca son favores sexuales y al no obtenerlos se originan las conductas de maltratos que luego derivan en problemas de salud psicológica y física en la mujer.
La violencia física es "la que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato agresión que afecte su integridad física." Los daños que provoca este tipo de violencia en la salud física son, quizás, los que dejan las secuelas más visibles. En el ámbito laboral, podemos encontrar graves consecuencias producto del "hostigamiento moral y psicológico", ya que el deplorable estado de salud de las trabajadoras repercute en su productividad reduciendo la calidad de su trabajo, derivando en ausentismo, abandono físico y estético, desvalorización, accidentes en el manejo de materiales o instrumental, entre otros. Esta desmotivación laboral es llevada por la víctima también a su hogar y a su vida social, replegándose cada vez más en el ámbito privado y automarginándose de la participación activa. Además de las implicancias para la salud, las consecuencias de las violencias tienen efectos intergeneracionales de corto y mediano plazo y su costo impacta no solo a las personas que sobreviven la experiencia sino que tiene también consecuencias a nivel familiar, comunitario y en la sociedad en su conjunto.
Las secuelas que deja la violencia psicológica en la salud de la mujer desplegado dentro de las tres diferentes modalidades son las siguientes: trastornos emocionales (distimia o depresión, ansiedad, dependencia emocional, inseguridad, miedo, sentimiento de indefensión, sensación de desamparo o impotencia); trastornos cognitivos o relacionales: (baja autoestima, desvalorización, dificultad para afrontar o resolver problemas, sentimiento de culpabilidad, desorientación, confusión, baja capacidad de autonomía o decisión, incomprensión de situaciones, despersonalización, desconfianza del futuro, desinterés de lo que ocurre alrededor); otras clases de trastornos (alteración del sueño, trastorno en la alimentación, somatización, aislamiento, autolesiones, irritabilidad, falta de habilidades personales y sociales, dejadez personal, estrés postraumático, angustia, fobias y estados de pánico, disfunción sexual, abuso de sustancias, dificultad para concentrarse, pérdida de memoria)

Fuente:
ALICIA NOELIA SILVA (2013). Violencia doméstica, institucional y laboral basada en género: tres amenazas al derecho "humano" a la salud de las mujeres. Sus nefastas consecuencias en la Salud de las víctimas.
En: http://www.saij.gob.ar/alicia-noelia-silva-violencia-domestica-institucional-laboral-basada-genero-tres-amenazas-al-derecho-humano-salud-mujeres-sus-nefastas-consecuencias-salud-victimas-dacf130104-2013-05-22/123456789-0abc-defg4010-31fcanirtcod

Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL)

CONTACTO
Dirección: Av. Leandro N. Alem 650, piso 4, CABA
Código postal: C1001AAO
Teléfono: 0800-666- 4100 (op. 2)
Correo electrónico: violencialaboral@trabajo.gob.ar



.

Día de las mujeres migrantes

Por M. Castro

El 10 de enero fue establecido por la Ley 4409/12, sancionada por la Legislatura porteña, como Día de las Mujeres Migrantes. Se rinde homenaje al aporte de todas las mujeres en una fecha que fue elegida a partir del recuerdo del asesinato de Marcelina Meneses (30 años) junto a su bebé de 20 meses, Joshua Torres, quienes murieron en el 2001, ese día de enero, en las vías del ferrocarril Roca, antes de llegar a la estación Avellaneda, como consecuencia de un acto xenófobo.
“La historia de Mercelina Meneses es la historia de toda una comunidad, la migrante. Es el fiel retrato de sectores de una sociedad intolerante hacia lo desconocido, lo distinto. Es la historia de la xenofobia en la Argentina, que afecta con especial énfasis a las mujeres de esta comunidad, ya que ellas constituyen un colectivo particularmente vulnerado, víctimas de constantes situaciones de maltrato, de explotación y de vulneración de sus derechos humanos”, señala los fundamentos presentados en el proyecto de ley.
“Con el presente proyecto se pretende reconocer la importancia y el fundamental aporte que las mujeres migrantes hacen en nuestra sociedad (…) Instituir cada 10 de enero como el 'El Día de las Mujeres Migrantes' será valorar y resaltar el aporte que realizan estas mujeres a la construcción de nuestra propia identidad como sociedad diversa y multicultural, y visibilizar las problemáticas que existen en torno a ellas, para comenzar a darles solución”, expresa el documento.

Quien fue Marcelina (historia contada por su cuñada Reina Torres)

Marcelina Meneses nació el 20 de febrero de 1970 en Bolivia(Cochabamba). Su familia está compuesta por su mamá Doña Rosa, su papá don Emilio y sus tres hermanos. Marcelina a los 17 años fue mamá de una beba llamada Jimena Meneses .La beba nació con un problema congénito de cadera y se tuvo que someter a varias operaciones. La pareja de Marcelina falleció en un accidente automovilístico mientras ella llevaba seis meses de su embarazo y desde ese momento Marcelina tuvo que afrontar su futuro con fuerza y con la ayuda de su familia. Después de unos años decidió viajar a la Argentina por trabajo y así poder seguir con las operaciones de su hijita que eran muy costosas. Al poquito tiempo conoció a mi hermano Torres Froilán y tuvieron a su primer hijo Jonathan David que nació el 22 de octubre de 1997 y tres años después su hermanito Joshua Alejandro.
El 10 de Enero del 2001, Marcelina y su bebe Joshua de diez meses,viajaban en el tren rumbo al hospital y en el viaje fueron agredidos por su nacionalidad mediante insultos (boliviana de mierda fíjate por donde caminas !Estos bolivianos viene a sacarnos el trabajo!) y terminaron muertos al costado de las vías luego de ser arrojados del tren en movimiento. Las circunstancias de sus muertes tienen connotaciones racistas y xenófobas .Y el caso fue publicado mediáticamente a nivel nacional e internacional, para socializar el caso se realizaron marchas durante un año todos los días 10 de cada mes. La causa lamentablemente se ha cerrado por falta de testigos y solo se presento un único testigo, que fue descalificado por la fiscalía que estaba a cargo del Fiscal Andrés Devoto del departamento Judicial de Lomas de Zamora UFI Nº 1 ,provincia de Buenos Aires la causa N* 193.444 caratulada como Marcelina Meneses Averiguación causales de muerte .

.

Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas

El 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas
Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños, el cual fue instaurado por la Conferencia Mundial de la Coalición Contra el Tráfico de Personas, en coordinación con la Conferencia de Mujeres que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh, en enero de 1999, haciendo alusión a la ley argentina promulgada un 23 de septiembre de 1913, que impulsó el diputado socialista Alfredo Palacios.
Si bien en 2008 se promulgó la Ley N° 26.364 para la prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas, la erradicación de este delito sigue siendo una de las deudas más importantes de la democracia.
La trata de personas, es la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de individuos con fines de explotación, tanto sexual como laboral.Según lo estipula la Ley N° 26.364 , se entiende por trata de mayores,"la captación, el transporte y/o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas mayores de DIECIOCHO (18) años de edad, con fines de explotación, cuando mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima, aun cuando existiere asentimiento de ésta", y a la trata de menores como "el ofrecimiento, la captación, el transporte y/o traslado —ya sea dentro del país, desde o hacia el exterior—, la acogida o la recepción de personas menores de DIECIOCHO (18) años de edad, con fines de explotación, "aun cuando no mediare engaño, fraude, violencia, amenaza o cualquier medio de intimidación o coerción, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre la víctima"
El asentimiento de la víctima de trata de personas menores de DIECIOCHO (18) años no tendrá efecto alguno.
Se entiende que existe explotación: cuando se redujere o mantuviere a una persona en condición de esclavitud o servidumbre o se la sometiere a prácticas análogas; cuando se obligare a una persona a realizar trabajos o servicios forzados; cuando se promoviere, facilitare, desarrollare o se obtuviere provecho de cualquier forma de comercio sexual; cuando se practicare extracción ilícita de órganos o tejidos humanos.
A efectos de informar sobre esta grave problemática y aportar a la prevención de ser víctimas de este delito, se detallan los distintos métodos de reclutamiento existentes:
"La captación es el primer momento del proceso de la trata de personas y se realiza en el país y lugar de origen de las víctimas. Los tratantes que tienen a su cargo este momento, se denominan captores o reclutadores. Estos identifican a las posibles víctimas y realizan los primeros contactos. Algunas estrategias de los delincuentes son:
-Ofrecer engañosas ofertas de trabajo: en medios gráficos o en forma verbal con tentadoras remuneraciones sin pretensiones de previa experiencia. Suelen ser para trasladarse a lugares alejados del hogar.
-Participar en falsas agencias de modelo: solicitan fotos de jóvenes, aprovechando su ilusión, realizan castings y desfiles que realmente son una trampa.
-Ofrecer matrimonio o convivencia:En este caso la vulnerabilidad tiene que ver con el enamoramiento de la víctima.La víctima se enamora de su agresor, quien no se muestra como tal, sino que la mantiene engañada en forma constante y suele prometerle una vida en pareja, estabilidad económica, etcétera, para terminar alejando a la víctima de su hogar y su familia, y facilitar su sometimiento.Generalmente las víctimas son mucho menores que sus agresores y en muchos casos de estos hombres se ignoran mayores datos, sin dejar de lado que los datos conocidos suelen ser falsos.La intención que subyace en la relación, es de alguna manera alejar a la víctima de sus afectos, ya que el aislamiento implica desprotección y un quiebre emocional importante que suele facilitar el sometimiento.
-Propiciar el alejamiento del hogar:Los reclutadores tratan de provocar la fuga del hogar de niñas, niños y adolescentes, para aumentar la vulnerabilidad de la potencial víctima y facilitar su captura.Asimismo aprovechan el hecho de que una niña se aleje de su hogar, por cualquier motivo, para capturarla y someterla. Las redes se valen de la indiferencia con que la policía suele tomar estas denuncias, llegando incluso a postergar la toma de denuncia por periodos de 24, 48 o 72 horas, perdiendo así tiempo valioso, en que una persona puede ser trasladada al margen de toda actividad policial.
-Investigar a través de internet: las redes sociales, las salas de chat y los blogs suelen ser fuentes inagotables de información sobre posibles víctimas, aprovechando el exceso de datos personales, familiares y de actividades que algunas personas demasiado confiadas informar públicamente. Además, falsear la identidad es muy fácil en la virtualidad, lo que permite al tratante a fácilmente hacerse pasar por otra persona.
-Raptar o secuestrar:La víctima es tomada por asalto en la vía pública, se ejerce violencia física sobre su persona, es reducida y trasladada con fines de explotación.Antes del secuestro, la víctima es el objeto de estudio de sus captores, quienes al momento del secuestro conocen su identidad y otros datos personales, que son usados posteriormente, cuando la víctima está en cautiverio, para someterla".

Fuentes:
//www.fundacionmariadelosangeles.org/trata-de-personas.htm
//servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/140000-144999/140100/norma.htm
//www.desarrollosocial.gob.ar/efemerides/especial-23-de-septiembre-dia-internacional-contra-la-trata-de-personas/

.

¿De qué se trata el mansplaining?
Por Merlina Castro

El "mansplaining" (man, hombre; explaining, explica), es una forma más en la que se manifiesta el machismo en la cultura, lo que hace referencia a situciones en las que los hombres se consideran en un lugar de superioridad respecto de las mujeres en el conocimiento de algún tema, suponiendo que estas no entienden o no saben del mismo y entonces asumen la actitud de explicarles de manera condescendiente, soberbia y paternalista "como son las cosas".
Implica una demostración de poder que subestima, desacredita y silencia a las mujeres en lo que sea que digan, incluso en casos donde estas son especialistas o poseen mucho conocimiento en un tema específico. Los hombres que se comportan de esta manera, creen que su palabra, solo por el hecho de ser hombres, tiene mayor valor que la de las mujeres, independientemente de que ellos desconozcan o sepan muy poco del tema sobre el que van a discutir, corregir o explicar a las mujeres.
Sobre este tema, la escritora estadounidense Rebecca Solnit escribe en su libro "Los hombres me explican cosas". A continuación se comparte algo de su análisis sobre este tipo de violencia, tan habitual, y que normalmente pasa desapercibido:
"(...) Los hombres me explican cosas a mí y a otras mujeres, sepan o no de lo que están hablando. Algunos hombres.
Toda mujer sabe de qué hablo. Es la presunción la que hace las cosas difíciles, a veces, para cualquier mujer en cualquier ámbito; la que evita que las mujeres hablen y sean escuchadas cuando se atreven; la que aplasta a las jóvenes y las silencia al indicarles, de la misma forma en que lo hace el acoso callejero, que este no es su mundo.
Nos entrena en la duda y la autolimitación, al tiempo que impulsa en los hombres el exceso de autoconfianza sin sustento (...) Las versiones más extremas de nuestra situación existen, por ejemplo, en los países de Oriente Medio, donde el testimonio de una mujer no tiene peso jurídico, por lo que la mujer no puede dar testimonio de que fue violada sin un testigo varón para oponerse al violador masculino. Lo que por supuesto rara vez pasa (...) Escuchar categóricamente que el hombre sabe de lo que está hablando y la mujer no, así sea en un tema muy menor en una determinada conversación, perpetúa la fealdad del mundo y elimina su luz. Después de que mi libro Wanderlust salió en 2000, me volví más capaz de resistir la intimidación a causa de mis percepciones e interpretaciones. En dos ocasiones en esa época me opuse al comportamiento de un hombre, solo para que me dijeran que los incidentes no habían ocurrido para nada como yo había dicho, que yo era subjetiva, delirante, sobreexcitada, deshonesta –en pocas palabras, mujer–.
Durante la mayor parte de mi vida, habría dudado de mí misma y me habría echado para atrás. Tener una imagen pública como escritora e historiadora me ayudó a mantenerme firme, pero pocas mujeres reciben ese impulso, y millones de ellas deben vivir en este planeta de seis mil millones de personas escuchando que no son testigos confiables de sus propias vidas, que la verdad no es de su propiedad, ni ahora ni nunca. Esto va más allá de los Hombres Que Explican Las Cosas, pero es parte del mismo archipiélago de arrogancia.
Los hombres todavía me explican cosas. Y ningún hombre jamás se ha disculpado por explicarme, equivocadamente, cosas sobre las que yo sé y él no. Todavía no, pero de acuerdo con las tablas actuariales puedo tener otros cuarenta y tantos años de vida, más o menos, de modo que podría suceder. Aunque voy a esperar sentada".

Fuente: //www.elmalpensante.com/articulo/3360/los_hombres_me_explican_cosas

.

La violencia no es solo el golpe.
Por Merlina Castro

La violencia física, tal como lo define la ley 26845 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las mujeres “es la que se emplea contra el cuerpo de la mujer produciendo dolor, daño o riesgo de producirlo y cualquier otra forma de maltrato agresión que afecte su integridad física”, y su forma más extrema es el femicidio. En Argentina, cada 18 horas una mujer es asesinada por un hombre que la considera de su propiedad y por el hecho de ser mujer. Pero antes de se concrete la violencia física, en una relación, se producen otras formas de violencia, a veces más sutiles o difíciles de identificar, que generalmente se consideran comportamientos “naturales”, “muestras de amor” y que suelen “aguantarse” ante promesas de cambio.
Es fundamental entonces, el poder detectar distintos indicadores de violencia en los noviazgos, que suponen la existencia de una relación desigual de poder, la cual resulta nociva para la salud de las mujeres, y las pone en situación de riesgo. Es posible mencionar algunos de ellos:
Que te revise el celular. Que te obliga a que le des tu contraseña de tu e-mail o redes sociales. Que le moleste que recibas mensajes o llamados en tu teléfono. Que te diga como vestirte. Que te diga que sos una “puta” por maquillarte. Que te compare con otrxs y te haga sentir menos. Que crea que tiene que “darte permiso” para salir con tus amigxs. Que te hable mal de tus amistades y seres queridos para aislarte de ellxs. Que no quiera que vayas a ningún lado sin él. Que te cele constantemente. Que controle con quienes te relacionas y quiera saber todo el tiempo donde estas. Que te obligue o presione a tener relaciones sexuales aunque no quieras. Que se niegue a usar preservativo. Que se quite el preservativo por la fuerza o disimuladamente sin que te des cuenta o estés de acuerdo. Que fuerce un embarazo o te obligue a interrumpirlo. Que te obligue a grabar un video cuando tienen relaciones sexuales o lo realice sin tu aprobación. Que divulgue fotos o grabaciones íntimas sin tu autorización. Que te humille. Que te grite o insulte. Que te avergüence en público. Que desvalorice tus opiniones e ideas. Que desprecie todo lo que haces. Que te maltrate cuando contradecís algo que él dice. Que no te “deje” hablar, te haga callar o te ignore cuando le estás hablando. Que se burle de alguna característica de tu cuerpo o personalidad. Que te presione o manipule para que no trabajes, estudies o para que dejes de realizar actividades que te gustan. Que crea que estas obligada a realizar todas las tareas domésticas. Que te haya roto, retenido o robado algún objeto personal tuyo. Que golpee paredes o muebles durante una discusión. Que te amenace con dejarte si no accedes a hacer todo lo que quiere que hagas o con suicidarse cuando deseas terminar una relación. Que él sea quien toma todas las decisiones en la pareja. Que te culpe por la violencia que ejerce hacia vos justificándose con que “lo pones nervioso”.
Este tipo de manifestaciones de la violencia, suponen dominio y posesión de la otra persona, no amor, y a quienes reciben de este tipo de violencias, generalmente, les suele costar bastante tiempo el poder identificar dichas violencias como tales, a la vez, que suelen sentir culpa y miedo por lo que les sucede. En situaciones como estas, se hacen muy importantes las redes de apoyo y contención con personas de confianza que escuchen, y acompañen sin juzgar, y con profesionales capacitadxs en la temática, con perspectiva de género, que puedan orientar, asesorar y atender a quienes sufren de esta problemática. Se puede salir de la violencia, se puede prevenirla y construir vínculos saludables.

.

Ninguna quiere.
Por Irene Blanco

La mujer que vuelve con su agresor, es porque le gusta que le peguen, es uno de los mitos que en esta nota propongo romper, ninguna mujer vuelve al vínculo traumático por que le gusta. El vínculo traumático es una teoría que desarrollaron Dutton y Pointer, haciendo una explicación a una relación basada en el desequilibrio de poder que ejerce el maltratador, el hombre que ejerce violencia, golpean-do, abusando o intimidando a su pareja de forma intermitente y creando ella fuertes apegos emocionales.
El vínculo traumático se hace más fuerte cuando un castigo físico es administra-do a intervalos, es decir, periodos de castigos con otras más amigables.
Estas diferencias extremas entre ambas conductas acrecienta el vínculo, la conducta de arrepentimiento se asocia por la mujer al cese de la violencia y la fase de “luna de miel”, queda reforzada.
Cuando una mujer deja una relación abusiva, el miedo comienza a debilitarse a la distancia y esta sensación de alivio y esta sensación de alivio por el cese de la violencia, que quedó grabada como un esquema mental, toma fuerza.
Así la figura de la pareja que se mostraba arrepentida y amorosa es recordada y si el estímulo reforzado es más intenso que el miedo, se hace posible que la mujer decida retornar.
Por tal motivo es solamente un mito que la mujer que se queda con su agresor es porque le gusta. De la violencia se sale, y se sale con ayuda desde afuera, si sos una mujer en situación de violencia o conoces a alguien llama al 144 las 24 HS. es gratuita, acércate a la Dirección de Políticas de Género, en Alsina 2383 esquina Cañuelas o llama al 4452-1431 de lunes a viernes de 8 a 15Hs.
También podes llamar al 15-6499-8440 guardia telefónica pasiva de la Dirección de Políticas de Género.
TENES DERECHO A UNA VIDA SIN VIOLENCIA. NO ESTAS SOLA.
*Téc. En Min. y Flia Directora de Políticas de Género
Secretaria de Abordaje de Políticas Integrales

.

Recomendaciones para el tratamiento responsable de la violencia contra las mujeres en los medios audiovisuales

Por Merlina Castro

La Defensoría del Público ofrece este decálogo de suge-rencias para las personas que trabajen en los medios audiovisuales.
1. Recordar que la violencia contra las mujeres no se limita a la violencia física. También es violencia contra las mujeres, entre otras, la violencia psicológica, sexual, económica, mediática y patrimonial.
2. Informar a la persona que está o estuvo en situación de violencia sobre las posibles implicancias de la difusión mediática de su caso, ya que su visibilización y/o denuncia puede impactar en sus vínculos familiares, laborales, amistosos y sociales.
3. Proteger la intimidad y dignidad de la persona para evitar su revictimización mediá-tica. Es fundamental atender a la especificidad de los casos que refieren a niñas y adolescentes, quienes poseen protecciones aun mayores debido al interés superior de sus derechos como niñas y adolescentes.
4. Evitar la obtención de la imagen o la voz de una mujer en situación de violencia sin el consentimiento explícito de la persona.
5. Prescindir de abordajes que estigmaticen, culpabilicen, descrean y/o sexualicen a las mujeres en situación de violencia, y procurar representaciones positivas de quienes están superando o han logrado superar la violencia.
6. Privilegiar los enfoques centrados en la prevención y en la concientización de la problemática social de la violencia contra las mujeres, pres-cindiendo de la espectacularización y ficcionalización de los casos.
7. Chequear y diversificar las fuentes de la noticia y evitar la divulgación de información que pueda obstaculizar los procesos policiales o judiciales en curso.
8. Comunicar los casos a través del uso de un lenguaje preciso y/o de imágenes respetuosas que privilegien la información social-mente relevante.
9. Abordar la violencia contra las mujeres a través de la multiplicidad de géneros mediáticos sin banalizar la proble-mática social y procurar su segui-miento para evitar que los casos en particular y la problemática en general queden en el olvido.
10. Difundir los datos de organismos y políticas públicas, organizaciones sociales y personas que se especializan en la temática.