Medioambiente al límite

Ante la masacre de pingüinos magallanes en la Reserva Punta Tombo, Chubut
Ambientalistas presentan denuncia penal por el Ecocidio de Punta Tombo

En el día de la fecha, la Asociación Argentina de Abogadas/os Ambientalistas y Greenpeace Argentina presentaron una denuncia penal ante las autoridades del Ministerio Público Fiscal de la Provincia de Chubut, para exigir una investigación penal a fondo con motivo de la masacre perpetrada en la Reserva Punta Tombo, donde cientos de pingüinos magallanes fueron asesinados.
“Entendemos que estamos ante un Ecocidio por haberse generado un daño grave, a gran escala e irreversible contra la biodiversidad, los ecosistemas y los derechos de la madre tierra, comprometiendo la reproducción y desarrollo de una de las colonias de pingüinos más importantes del mundo, alterando significativamente la continuidad de los ciclos vitales de la Naturaleza y afectando severamente su capacidad de regeneración”, sostuvieron Rafael Colombo y Lucas Micheloud de la Asociación de Abogados/as Ambientalistas.
"Las topadoras pasaron por encima de la mayor colonia de pingüinos de Magallanes del mundo, en una zona de alta densidad de nidos. Esto es un verdadero crimen ambiental que constituye un delito penal y debe ser investigado y sancionado como tal. El daño generado es irreversible y la justicia debe actuar conforme a la gravedad de los hechos", sostuvo Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace.
Las organizaciones entienden que se estaría configurando la acción típica del delito de Crueldad contra los animales, establecido en los artículos 1° y 3° de la Ley 14.346 de Maltrato Animal, donde se penaliza a quien hiciere víctima de actos de crueldad a los animales, siendo precisamente perseguida los actos de “lastimar y arrollar animales intencionalmente”, en concurso junto a otros tipos penales, como el Delito de Daño y posiblemente, el delito de Estrago (art. 183 y 186 del CPA).
Al mismo tiempo, la denuncia remitida sugiere a la Fiscalía interviniente que disponga, de manera inmediata, el traslado de los pingüinos afectados a un Centro de Atención y Recuperación Animal no Humano; la presentación, en un plazo 5 días, de un plan de reinserción de los pingüinos que fueran oportunamente trasladados por parte de las autoridades de la Reserva, observando que el mismo asegure los recaudos necesarios para el bienestar animal, manejo de la especie e integridad física; se efectúe una ficha médica por cada pingüino asesinado y herido, y se designe un equipo de expertos en ciencias biológicas y veterinarias de la Reserva a fin de realizar el seguimiento de la evolución de los mismos.
A su vez, se sugiere que se exhorte a la Administración de la Reserva y las reparticiones ministeriales provinciales competentes a diseñar una planificación de la Gestión Institucional de la Reserva, con el deliberado propósito de garantizar el bienestar y dignidad animal, para los pingüinos existentes y otros animales no humanos, adoptando medidas proactivas y preventivas que garanticen que no se realizarán acciones antrópicas en la reserva y terrenos colindantes que comprometan la integridad física y emocional de los pingüinos y otros animales no humanos; exhorte a las autoridades provinciales de Chubut a establecer mecanismos sancionatorios agravados frente a prácticas que dañen a los pingüinos y la diversidad biológica; solicite incorporar al imputado en registro de infractores ambientales y establezca penas privativas de libertad contra su persona y penas accesorias: inhabilitación, caducidad de permisos, clausuras, multas, entre otras.
Las organizaciones insisten en la sanción de un proyecto de ley que incorpore un Capítulo Penal Ambiental en el Código Penal Argentino. Argentina no posee regulaciones penales-ambientales claras ni contundentes que estén a la altura de la presente crisis ecológica, agravada por la pandemia por COVID-19, íntimamente ligada a los daños que se producen sobre la naturaleza y la madre tierra. En rigor, las fiscalías no cuentan con herramientas legales contundentes para enjuiciar, condenar y exigir recomposición del daño ambiental que se correspondan con los grandes crímenes ambientales producidos en nuestro país durante los últimos años.

Sobre la reserva Punta Tombo
La reserva natural de Punta Tombo de la provincia de Chubut alberga a una de las mayores colonias continentales de pingüinos de Magallanes del planeta. Se extiende a lo largo de más de 210 hectáreas en la estepa patagónica, ubicándose sobre la costa del Océano Atlántico, en el departamento Florentino Ameghino, a 110 km de la ciudad de Rawson, capital provincial 

Chaco: Greenpeace encuentra topadora arrasando bosques a pesar de fallo judicial

Chaco, 26 de noviembre de 2021.- Greenpeace documentó una topadora destruyendo bosques nativos a 30 kilómetros de Miraflores, a pesar de que hace dos semanas la Justicia chaqueña ratificó la suspensión de los desmontes. La organización ecologista volvió a reclamar que se penalicen los desmontes.
“La impunidad y voracidad de algunos empresarios agropecuarios deja en clara evidencia que ni las medidas judiciales ni las multas alcanzan para frenar la destrucción de nuestros últimos bosques nativos. Necesitamos que en forma urgente se penalicen los desmontes”, señaló Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace.
Ante la falta de actualización del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, el 5 de noviembre de 2020 la Sala Primera de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la provincia del Chaco resolvió ordenar la suspensión de los desmontes hasta tanto el mismo sea realizado en forma participativa y respetando lo establecido por la Ley Nacional de Bosques 26.331. Tras la realización de una audiencia pública, la suspensión de los desmontes fue ratificada por la justicia chaqueña hace dos semanas. (1)
Según datos del Ministerio de Ambiente de la Nación, Chaco fue la provincia con más pérdida de bosques nativos entre 2016 y 2019, con 130.487 hectáreas deforestadas.
En lo que va de este año, el monitoreo de imágenes satelitales de Greenpeace revela el desmonte de 13.503 hectáreas en la provincia de Chaco, a pesar de lo dictado por la Justicia provincial.
“El gobernador de Chaco no puede seguir siendo cómplice de este crimen y debe aumentar fuertemente los controles para garantizar que se cumpla la suspensión establecida por la Justicia y no se siga desmontando. Más deforestación significa más crisis climática, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades. Ya es hora de que se penalicen los desmontes, son un crimen que pone en riesgo nuestra propia supervivencia”, advirtió Cruz.  

Revelan nuevas solicitudes para exploración sísmica y offshore
en el Mar Argentino

La organización Greenpeace realizó un nuevo pedido de información pública al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, para conocer cuál es el avance de los proyectos offshore en el Mar Argentino.
En su respuesta, el Ministerio confirmó que además del proyecto de Equinor para realizar exploración sísmica frente a las costas de la provincia de Buenos Aires, existen otras 14 solicitudes en curso para realizar exploración sísmica y perforaciones exploratorias en bloques otorgados en la ronda 1 de licitaciones realizada en 2019, bloques adjudicados anteriormente e incluso sobre bloques que quedaron desiertos de esta primera ronda.
Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace sostuvo: “El Mar Argentino fue loteado en beneficio de las empresas petroleras. Esta información nos confirma que las empresas planean avanzar con estos proyectos, tanto para realizar exploración sísmica como perforaciones exploratorias. Lo que parecía una amenaza potencial se ha materializado en un riesgo real y urgente”. 
Las solicitudes corresponden a 24 bloques: 15 de la Cuenca Argentina Norte, 4 de la Cuenca Austral y 4 de la Cuenca Malvinas Oeste. Esto implica un total de 135.000 km2, es decir una superficie equivalente a la provincia de Santa Fe. Esto incluye a los tres bloques petroleros CAN 100, 108 y 114, donde la empresa de capitales noruegos planea perforar el año que viene en sociedad con Shell e YPF, y que abarcan 24500 Km2, similar a la superficie de la provincia de Tucuman.
En relación a los bloques desiertos, la empresa TGS es quien ha presentado solicitud para realizar sísmica. “Dado que esta empresa genera y provee de información geológica a empresas de energía y a gobiernos, esto nos permite suponer que podría haber en el futuro próximo una segunda ronda de licitaciones”, sumó la vocera.
De acuerdo a la organización, estos bloques se solapan con zonas de altísima importancia para la biodiversidad como el Frente del Talud. Es el sitio de alimentación predilecto de especies como el pingüino de magallanes o mamíferos como la ballena franca Austral y es el corredor biológico más importante del mar argentino.
“Esto sin duda también repercutiría en las comunidades costeras, que dependen del turismo y la pesca. Impactaría negativamente en la fauna icónica que lleva a miles de personas al año a visitar estas ciudades y amenazaría la reproducción de especies comerciales. Un claro ejemplo de esto fue lo ocurrido en el Golfo San Jorge, luego de que se realizará exploración sísmica en 2009. Las ballenas desaparecieron de la zona y lo mismo ocurrió con la merluza, razón por la cual los pescadores artesanales registraron bajas de hasta 70% en su captura”, agregó Vueso.
La organización, también, sostuvo que las evaluaciones de impacto ambiental a cargo del Ministerio de Ambiente no contemplan cuál sería impacto si todos estos bloques están en operación en simultáneo, o si se realiza sísmica en paralelo en todos ellos. Sin embargo, esta es una posibilidad real que no ha sido considerada y por tanto no se ha evaluado el grave impacto que esto tendría en mamíferos, poblaciones de peces y los ecosistemas marinos en general.
 

¿Cómo es el tomate que comemos en nuestras casas? 

¿Cómo es el tomate que comemos en nuestras casas? ¿Tiene el sabor que imaginamos al verlo? El chef y conductor Damián Betular y Greenpeace se acercan con estas y otras preguntas a un tema que avanza sin pausa en la agenda pública; cómo son los alimentos que consumimos en nuestras casas cada día.
En el video, de sólo 2 minutos se ve a Betular mordiendo y mostrando un tomate, para exponer sus características y principales diferencias con los frutos que son cultivados de modo agroecológico, es decir en armonía con la naturaleza.
“Difundir la posibilidad de una alimentación saludable es un tema que me fascina. Pero este desafío de Greenpeace me hizo reflexionar además sobre aspectos de los alimentos que son muy importantes, como es su producción, la distribución y el daño que puede sufrir el medio ambiente si no se hacen bien las cosas”, destacó Betular. “Cuando comés algo rico es porque fue cultivado o producido como se debe hacer”.
El conductor muestra, en los canales de la organización ecologista, cómo son los tomates que habitualmente llegan a nuestros hogares: formas tentadoras pero poco sabor, mucha agua en su interior, poca consistencia y color apagado. Desde Greenpeace explican que este modo de cultivar no respeta los ciclos de la naturaleza y quita de los alimentos tanto sus propiedades como su sabor.
“Queremos acercar a todas las personas la inquietud sobre qué estamos comiendo y cuál es el impacto de los alimentos que consumimos en el ambiente y en nuestro cuerpo”, explica Leonel Mingo, coordinador de campañas de Greenpeace. “Hay frutas y verduras más ricas, más saludables que las que estamos acostumbrados y de fácil acceso, sólo tenemos que tomar la decisión”.
El Tomate Challenge ya está disponible para participar. En pocos días será el turno de los tutoriales para aprender a cultivar y tener una huerta propia.
En las próximas semanas, según anticipó la organización, se sumarán al desafío otras personalidades del espectáculo, para seguir difundiendo las ventajas de la producción agroecológica y cuáles son los vegetales que hay que cultivar y consumir en cada momento del año 

Set up a site - Learn more