Desde el radioteatro

Mi juego preferido 

Por Nani Ardanaz

Cuando pequeña mi juego preferido era disfrazarme, ponerme los collares y los tacos de mi mamá. Y así me trasladaba por la casa cambiando de actitudes y de andares, pasaba horas haciendo eso. Tenía una amiga con la que nos pasábamos creando historias y jugando dentro de ellas. En los años 70 y pico más o menos, mi hermano mayor recibió de regalo un grabador de aquellos a casete, tuve la suerte que cada tanto me lo prestara. Fue ahí que comencé a incursionar en el armado de caseros radioteatros, fue entre mis 10 y 12 años. Esa felicidad que encontraba en esos juegos de mi niñez, volví a reencontrarla a mis 17 cuando comencé a estudiar actuación y al poco tiempo a trabajar en teatro, cine y televisión hasta la actualidad. Y también cuando a mis 20 años a dar clase de actuación a niños, luego a adolescentes y adultos. He tenido la suerte de poder vivir de este oficio desde muy joven, pero nunca encontraba la oportunidad de volver al radioteatro. Hasta que hace unos años comencé con un grupo de alumnos a investigar a entrenar en este maravilloso género radial. Y volví a descubrir la magia que tiene el radioteatro y también la narración. Actualmente dicto talleres de actuación para radioteatro online. La virtualidad es una herramienta que a los docentes nos abrió las fronteras, tengo alumnos de España, de diversas ciudades de Argentina, que desde la comodidad de sus hogares disfrutan del taller. Anímate a participar en eso que te quedo pendiente, nunca es tarde. 

El radioteatro fue un género esencial entre la década de 1930 y finales de los 50 

Por Nani Ardanaz

El radioteatro fue un género esencial entre la década de 1930 y finales de los 50. El éxito del radioteatro argentino promovió que en Chile, Uruguay y Perú se intentaran producciones similares, destinadas a un público masivo y popular, mayormente femenino. Uno de los primeros que escribió sobre temas de asuntos populares fue Juan Carlos Chiappe, introductor de personajes característicos y también de la temática tanguera, con títulos como "Por las calles de Pompeya llora el tango y la Mireya", estos acercaban a la radio al sainete criollo. Todo se hacía en vivo pero no estaba permitida la asistencia de público para evitar perturbaciones y, se dice también, para que nadie supiera que los apasionados besos de los intérpretes se daban en la propia mano y que los efectos de sonido especialidad eran producidos con objetos absolutamente cotidianos. En los 40 aparecieron los asuntos familiares como nueva temática, aparentemente se había agotado el caudal gauchesco y además debían los guionistas acompañar a los cambios sociales en la ciudad y el país. Uno de los tantos libretistas fue Abel Santa Cruz, quien a los 14 años escribió una historia para Chela Ruiz y Horacio Delfino. Hubo radioteatros de género policial, deportivo, para chicos -"Poncho Negro", "Las aventuras de Sandokán". En el rubro romántico, "Teatro Palmolive del aire", donde el galán le decía a su amada "mamarrachito mío", y al mismo tiempo aparecía una autora, Nené Cascallar, especialista en sentimientos femeninos, quien llego con su trabajo a consagrarse también en televisión. En el género familiar el hito fue "Los Pérez García", a partir de 1940, que se emitió por Radio El Mundo durante tres lustros y hasta tuvo una versión en el cine. Es maravilloso que actualmente el Radioteatro nos siga permitiendo acercar la ficción a los lugares más insólitos con tal rapidez.

El Radioteatro en la actualidad

Por Nani Ardanaz

La llegada de la televisión masiva hizo que mermara la cantidad y el impacto del género del radioteatro. Pero sin embargo, mostró sus fuerzas nuevamente de la mano del emblemático Alberto Migré, quien en 2003 y 2004 recuperó el género radio teatral con el ciclo "Permiso para imaginar", que fue emitido en la noche de los domingos por LR3 Radio Belgrano. Al hablar sobre el programa "Las dos carátulas" que el 9 de julio celebró 70 años de actividad en Radio Nacional, podemos decir que en realidad no es un radioteatro al estilo de “Chispazos de tradición” o al estilo de los textos de Juan Carlos Chiappe, (los comienzos del género) es teatro por radio, que no es lo mismo que el radioteatro. "Las dos carátulas” son los clásicos llevados a formato radial que funcionó como un campo de experimentación en su inicio para Norma Aleandro, Alfredo Alcón, y para muchísimos de los grandes de la escena argentina. El radioteatro como he dicho en otras notas nos permite de una forma bastante accesible económicamente, poder acercar el teatro, la ficción, a cualquier lugar. Mas ahora con las maravillosas posibilidades que nos brinda internet. Yo me he convertido en una apasionada del género. Disfruto escucharlo y también el actuarlo y actualmente el enseñar a mis alumnos este maravilloso lenguaje. Espero hayan disfrutando de estas pequeñas reseñas de la historia del radioteatro en argentina. 

comparti esta página

This site was created with Mobirise theme