Desde el radioteatro

El radioteatro fue un género esencial entre la década de 1930 y finales de los 50 

Por Nani Ardanaz

El radioteatro fue un género esencial entre la década de 1930 y finales de los 50. El éxito del radioteatro argentino promovió que en Chile, Uruguay y Perú se intentaran producciones similares, destinadas a un público masivo y popular, mayormente femenino. Uno de los primeros que escribió sobre temas de asuntos populares fue Juan Carlos Chiappe, introductor de personajes característicos y también de la temática tanguera, con títulos como "Por las calles de Pompeya llora el tango y la Mireya", estos acercaban a la radio al sainete criollo. Todo se hacía en vivo pero no estaba permitida la asistencia de público para evitar perturbaciones y, se dice también, para que nadie supiera que los apasionados besos de los intérpretes se daban en la propia mano y que los efectos de sonido especialidad eran producidos con objetos absolutamente cotidianos. En los 40 aparecieron los asuntos familiares como nueva temática, aparentemente se había agotado el caudal gauchesco y además debían los guionistas acompañar a los cambios sociales en la ciudad y el país. Uno de los tantos libretistas fue Abel Santa Cruz, quien a los 14 años escribió una historia para Chela Ruiz y Horacio Delfino. Hubo radioteatros de género policial, deportivo, para chicos -"Poncho Negro", "Las aventuras de Sandokán". En el rubro romántico, "Teatro Palmolive del aire", donde el galán le decía a su amada "mamarrachito mío", y al mismo tiempo aparecía una autora, Nené Cascallar, especialista en sentimientos femeninos, quien llego con su trabajo a consagrarse también en televisión. En el género familiar el hito fue "Los Pérez García", a partir de 1940, que se emitió por Radio El Mundo durante tres lustros y hasta tuvo una versión en el cine. Es maravilloso que actualmente el Radioteatro nos siga permitiendo acercar la ficción a los lugares más insólitos con tal rapidez.

comparti esta página

Made with Mobirise - More here