Historias del más acá
Por Yamila N. Williams & Eric Robinsón

Facebook: https://www.facebook.com/historiasdelmasaca/
Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCJ--n9oYEOEvClona1nPQ6w
Instagram: https://www.instagram.com/historiasdma/

.


Mari Tres lagos

Por Yamila N. Williams & Eric Robinsón

A Mari la conocimos en la peña por el día del trabajador en el pueblo santacruceño Tres Lagos. Se acercó y nos dijo: ¿ustedes son los chicos que estaban trabajando en El Chaltén, en Thiamalu? Después de tan solo unos minutos de charla , nos invitó a comer locro con su familia al otro día. Pasamos la noche en el albergue municipal, dejamos nuestras mochilas en la casa de Lalala Paisa, un vecino del pueblo y fuimos a buscar la casa de Mari. Las indicaciones eran simples y para nuestras mentes citadinas un poco vagas, “calle Belgrano, sin número, se van a dar cuenta” … así que encaramos para esa calle, hicimos unos metros y de una casa muy colorida con parlantes en la vereda sonaba folklore muy alegre. Nos miramos y sonriendo pensamos: “ojalá sea acá”, nos fuimos acercando para preguntar y de repente la vimos a Mari con los rulos al viento y una sonrisa enorme que salía a buscarnos. Era cierto, no necesitábamos más indicaciones que esas. La casa nos recibió con olor a pan casero y locro que se estaba cocinando desde las 9 de la mañana.
Nos acomodamos en la mesa y la ronda de mates empezó a girar. Mari es de Posadas Misiones, hace cuatro años se vino con su marido Alfredo y cuatro de sus seis hijos para el Sur, a Tres Lagos un pueblito de aproximadamente 200 personas. Es una persona muy activa y comprometida con los niños, da talleres de recreación en el centro cultural del pueblo, mientras juegan y se divierten aprenden valores como la importancia de compartir, no discriminar y la tolerancia para con el otro. Todos los juegos los hace Mari usando elementos reciclados y cuando uno ya no sirve se transforma en otra cosa. Su mayor fuerte son los títeres, los hace ella misma con telas que va consiguiendo, tiene decenas de ellos y accesorios como ropa, pelucas, bolsos de manos, sombreros, etc. Así puede ir cambiando los personajes para poder hacer diferentes obras, en donde les enseña sobre historia argentina y situaciones relacionadas con nuestra cultura.
Llegó la hora de comer y todos nos sentamos en una mesa larguísima que se armó en un abrir y cerrar de ojos, todos guardamos nuestros celulares. Mari tiene una norma: cuando se come no se usa el celular, se conversa entre los integrantes de la mesa. Mientras disfrutábamos del locro, las ensaladas y el asado seguíamos charlando. Llegó el momento de la sobremesa y la conversación siguió sus diferentes cursos junto con Mari, Alfredo y otro matrimonio amigo de ellos. Es increíble como un perfecto desconocido nos invitó a la intimidad de su casa, a compartir una riquísima comida y hasta nos llevaron a pasear a conocer la famosa piedra clavada sin pedir nada a cambio. Así como les enseña a los chicos sobre diferentes valores a través de sus títeres, Mari nos enseñó casi sin darse cuenta, a dar por el simple hecho de ayudar.

.

Historias del más acá
Por lo general cuando hablamos de nuestro viaje tenemos un discurso casi aprendido de memoria. Puede cambiar quien lo dice y el orden de las cosas que contamos, pero casi siempre va algo así: estamos viajando de Ushuaia a La Quiaca a dedo. Si lo cuenta Yami, ella dice: yo soy fotógrafa y mi novio es diseñador; y si lo cuenta Eric, él dice: yo soy diseñador gráfico y ella es fotógrafa. Somos de Buenos Aires, Eric nació y vivió toda su vida en Capital y Yami es de Hurlingham. Hace dos años que convivimos en Capital Federal, trabajamos por nuestra cuenta y después de mucho esfuerzo creamos una productora que se lama “Jueves Producciones”. Antes de empezar a formar una familia los dos teníamos ganas de hacer un viaje largo, estuvimos de acuerdo de viajar por Argentina y luego de muchas idas y venidas decidimos a sacar el pasaje en junio. Por suerte, porque en los meses que siguieron nos dejó de entrar tanto trabajo y nos tuvimos que ajustar un poco. El proyecto estaba empezando a tener cada vez más y más forma.
Nuestros familiares y amigos nos apoyaron y ayudaron presentándonos las cosas que nos faltaban para viajar, como la carpa y las bolsas de dormir. Pasamos dos tardes de mucho calor en Once tratando de conseguir ropa térmica para el verano patagónico. También tuvimos la suerte de que dos marcas creyeran en nuestro proyecto para apoyarnos durante el viaje: Salón Pompadour y Turista Local.
El proyecto del viaje se llama Historias del más acá, queremos darle visibilidad a las personas que nos crucemos en el camino. Creemos que a veces, Capital Federal puede hacerte creer que eso es toda Argentina y pensamos que no es para nada así. Vamos trabajando en el camino, dependiendo de las posibilidades que encontremos. Ya hicimos varias fotos, vídeos y diseños para diferentes empresas y también trabajamos dos meses en una estancia haciendo tareas varias. En fin, constantes y variables que se van repitiendo y dándole una forma nueva cada vez que lo contamos.
Van 4 meses de viaje y las experiencias y aprendizajes en solo dos provincias fueron de lo más variado. Desde aprender a vivir más de dos meses prácticamente sin electricidad, tener que picar leña para poder calentar el agua para bañarse, convivir con gauchos y vivir al lado del matadero hasta reciclar comida de los contenedores de basura de los supermercados. Pasamos de dormir en refugios junto a 10 personas en una cama inmensa a dormir en habitación con baño privado, de hacer navegaciones a cambio de vídeos a horas de caminatas auto guiadas por la montaña.
Una de las cosas que más nos está costando es el desarraigo de nuestro lugar, de nuestra familia y amigos, pero lo vamos compensando con las familias que adoptamos y nos adoptan en el camino y que nos ayudan con todo el amor del mundo.
Familias que no solo nos abren las puertas de sus casas, sino también sus corazones y sus historias, de las cuales vamos aprendiendo día a día y que vamos a ir compartiendo con todos ustedes.

.