Notas y editoriales

Hacia las tierras de Túpac Amaru

Hacia las tierras de Túpac Amaru
Ardió el sol en mis manos,
Que es mucho decir,
Ardió el sol en mis manos
Y lo repartí.
Que es mucho decir.
Nicolás Guillén

Puno amaneció nevado. En el mes de febrero, me resultó extraño. Pero empecé a comprender que así es el clima andino, verano lluvias y, a veces, nieve. Pasamos por el comedor universitario para satisfacer nuestros estómagos y más tarde subimos a un tren. Atravesamos nieves eternas, que permanecían eternamente en las retinas de los viajeros. Juliaca, ponchos multicolores, fajas, tejidos desparramados en tiendas de los lugareños. La brújula nos condujo hasta Arequipa y luego…

La magia de Cusco
Entrando a la ciudad me descubrí sorprendida por la música que se escuchaba en los pocos comercios que había en aquella época, alrededor de la plaza principal. La semejanza con la música oriental me abrumaba y me llevó a pensar en las teorías que se barajaban de que esas tierras habían sido ocupadas por pueblos del otro lado del mundo. Aún resuenan en mis oídos los huaynitos “…ñawis qhusilu …” …”ojos azules, no llorés, no llorés ni te enamorés…”
Estación principal de los viajeros: plaza de armas, donde fuera ejecutado Túpac Amaru. Allí se tejían las redes de comunicación entre nacionalidades y estilos. Turistas, antropólogos, “easy riders”, “flower power”, y hasta el espíritu del Che revoloteando por ahí entre algunas voces.
Timoteo, un indio que había dejado su comunidad para estudiar y era profesor de inglés en la Universidad, albergaba a todos los viajeros que podía en su modesta casa. Sentado en su quillango ofrecía su extensa biblioteca y algunos rincones para dormir.
Recorríamos laberintos de callecitas angostas, ocres y marrones en todas sus gamas, como el cacao para el frío. Sacsayhuamán , sus enormes piedras grises perfectamente acomodadas y redondeadas sus esquinas. Tren indio, Ollantaytambo, campo, mamachas con sus guaguas en la espalda e hilando con la rueca caminaban con paso y ritmo seguro, costeando las vías. Fin del recorrido. Aguas Calientes. Y desde allí, trepando por las laderas, entre piedras, vegetación y terrones, llegamos hasta las ruinas del Machu Picchu. Cielo y valle rodeaban la antigua morada de los Incas. Más allá, asomando entre las nubes que viajaban permanentemente arriba y abajo, el Huayna Picchu. No me animé a escalarlo, pero Daisy, con su coraje inagotable, llegó hasta la cima.
No pudimos hacer noche allí, ni en Aguas Calientes. No había dónde. Así que regresamos al Cusco, con preguntas, impresiones y ganas de seguir, guardando en las mochilas el paisaje de ese inmenso pedazo de historia americana.

Imagen satelital de Greenpeace expone a la ciudad pesquera en alta mar

Buenos Aires, 14 de enero de 2021. Así como cuando se ven desde el aire las ciudades iluminadas por la noche, las imágenes satelitales de Greenpeace revelan una ciudad de buques pesqueros al límite de la zona económica exclusiva (ZEE) argentina, específicamente en el Agujero Azul. Según la organización ambientalista, se pudieron identificar 270 buques este pasado martes 12.

Entre la oscuridad de la noche la luz que resalta en la satelital desde alta mar es tan notoria como la del Gran Buenos Aires. Desde el Agujero Azul, a lo largo de la plataforma continental patagónica, lugar que reúne un ecosistema marino único, Greenpeace monitorea la zona donde llegan más de 500 buques pesqueros al año para aprovechar el vacío legal de las aguas internacionales. La falta de regulación de las aguas fuera de la ZEE lleva a los pesqueros a incurrir en irregularidades como iniciar la actividad a partir de diciembre, fuera de las temporadas dictaminadas por el Consejo Federal Pesquero que considera las medidas de conservación y designa la operación para mediados de enero.

Según Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de Greenpeace por la protección del Mar Argentino, “estas imágenes muestran una vez más la urgente necesidad de proteger el Mar Argentino. Este año los gobiernos del mundo deben tratar en las Naciones Unidas el Tratado Global por los Océanos que permita la creación de una red de santuarios oceánicos en aguas internacionales, siendo el Agujero Azul parte de esta red. En complementariedad con este tratado, el cual Argentina ha estado impulsando y liderando en este sentido a los países de la región, existe un proyecto de ley para la Creación de un Área Marina Protegida Bentónica en el Agujero Azul, la cual sería una primera medida para asegurar la protección del Mar Argentino, su rica biodiversidad y sus ecosistemas. La sanción de esta ley está pura y exclusivamente en manos de nuestros legisladores.”

A través de su expedición por el Atlántico Sur, el barco Esperanza de Greenpeace llegó al Agujero Azul en 2019 y pudo evidenciar un descontrol pesquero al límite de la zona económica exclusiva (ZEE) argentina, donde encontró ecosistemas marinos devastados, contaminación, desregulación y violación a los derechos humanos. Desde entonces la organización monitorea la zona.

“La intensidad de la actividad pesquera establecida desde hace ya 50 años en esta región amenaza el hogar de animales en estado frágil y en peligro de extinción que se instalan allí para alimentarse pero se ven forzados a convivir con estos depredadores insaciables, los buques pesqueros. Además, la intensidad de esta práctica es tal que se evidencia un suelo marino devastado y contaminado por residuos que tiran al mar”, sostuvo Vueso.   

Del Mato al Altiplano

Por Graciela Furno

Un refugio?
Una barriga?
Un abrigo para esconderte
cuando te ahoga la lluvia, o te parte el
frío, o te voltea el viento?
Tenemos un espléndido pasado por delante?
Para los navegantes con ganas de viento,
la memoria es un puerto de partida.

Eduardo Galeano

Nos habíamos conocido en Río y habíamos compartido moradas, miradas, recorridos, subidas y bajadas, mar y gaviotas.
Mi amiga Daisy, morena, pequeña, enormes ojos negros e inquisidores, había decidido ir a Méjico. Quería estudiar Antropología allí, decía.
Finalmente me convenció. La acompañaría “aunque sea hasta Perú”. Como quien decide acompañar a una amiga a dar una vuelta por la ciudad, tomar un helado o comprar un vestido.

Salimos desde San Pablo en tren, rumbo a Corumbá, frontera con Bolivia. No recuerdo ya cuántas horas viajamos, atravesando un mato abundante, verde oscuro mayormente. Sí recuerdo el atardecer rojizo-anaranjado, contrastando con tanta vegetación variada en tamaños y colores, desconocida en su inmensidad. Todo acompañado por el murmullo de los pasajeros y el imparable traqueteo del convoy.
Llegamos a Corumbá ya de noche. La estación de tren, desde donde una sola vez por día partía un trencito de trocha angosta, que en catorce horas llegaba a Santa Cruz de la Sierra, era una especie de tarima de madera, levantada sobre cuatro pilotes, en medio de la nada. Bueno, la nada no. Estaba rodeada por más vegetación, que cubría todo el paraje. Realmente, no se podía descubrir de dónde aparecían las dos personas que estaban a cargo de ese parador.
El problema era que el tren pasaba a las nueve de la noche y no había más pasajes. Quedamos pensando. Daisy estaba “ de olho grande”, como solía decir cuando estaba enfocada en un asunto. Las opciones no eran muchas: pasar la noche allí, prácticamente solas, dando la bienvenida a la oscuridad más absoluta, sin un alma a quien recurrir y, seguramente, expuestas a la fauna de la zona, o aceptar la sobreventa de pasajes. Por supuesto, optamos por la segunda, que significaría viajar sin asiento, en un vagón sumamente angosto. Así que nos íbamos turnando entre varios viajeros, brasileños en su mayoría, cuando ya, de estar en cuclillas entre uno y otro, el entumecimiento de las piernas se hacía insoportable.
Ese tren tenía una particularidad: era “bagallero”. Esto quiere decir que se trasladaban en él todo tipo de cargamentos: gallinas, paquetes, bultos varios con vaya a saber qué cosas vendibles o intercambiables. Por lo tanto, los pasillos estaban atestados de estos cajones. Para llegar hasta un baño había que atravesar vagones, caminando y haciendo equilibrio por encima de todos esos bultos amarronados o grises, algunos con letras negras.

Una vez llegados a destino y luego de pasar la noche en Santa Cruz, comenzamos el camino hacia La Paz.
Y allí sí. Comenzó una serie de matices entre los rosados y rojizos, que pintan el inconmensurable Altiplano. Ondulaciones de todo tamaño y altura, atavesadas por nubes andariegas, sin que se pudiera entender de dónde venía y dónde terminaba semejante sucesión de gigantes.
Algunos originarios que se veían a la vera de la ruta como pequeños puntos apoyados en las moles, permitían suponer que más allá de donde la vista llegaba, había comunidades que vaya a saber cómo se trasladaban hasta allí y con qué propósito.
En esos días Bolivia, como tantas veces en su sufrida historia, se atravesaba bajo estado de sitio.

La Paz. Honda. Profunda. Fría. India.
Pasamos la noche en un hotel de originarios. La habitación era pequeña, con pisos de madera oscura y reluciente que al moverse hacían una especie de chirridos, cuando caminábamos. Al parecer, todas las habitaciones eran iguales, porque, de repente, se escuchaba una sinfonía cuando todos los habitantes del hotel movían sus pies y las maderas compaginaban sus quejidos.
A la mañana siguiente seguimos hasta Tiahuanaco. Constelaciones de niños-tierra nos miraban con ojos asombrados, ofreciendo piedritas del lugar a cambio de lapiceras o cualquier otra cosa que se asomara de nuestros bolsillos o mochilas. Desde allí, noche cerrada, atravesamos el lago Titicaca, en la bodega del barco, plagada de nacionalidades, sueños multicolores y proyectos.

Continuará…

Repudiamos enérgicamente las irresponsables declaraciones de Eduardo Duhalde

Ante las declaraciones del ex presidente interino Eduardo Duhalde, realizadas en el programa de televisión “Animales sueltos”, desde los organismos de derechos humanos queremos manifestar nuestro más enérgico repudio.

Llevamos más de 37 años de una democracia que, con avances y retrocesos, se ha ido afianzando. Una y otra vez, el pueblo argentino ha dicho nunca más y lo seguirá haciendo en cada oportunidad que los destituyentes de siempre intenten socavar el orden constitucional.

En la situación en la que nos encontramos, en medio de una pandemia que se está llevando la vida de cientos de miles de personas, las palabras del ex mandatario son de una irresponsabilidad mayúscula y están en línea con una campaña concertada que busca debilitarnos como sociedad.

Ahora mismo, miles de trabajadoras y trabajadores arriesgan su propia salud y la de sus familias para atender –en todos los niveles– la emergencia sanitaria que nos ocupa, y somos millones las argentinas y argentinos que nos responsabilizamos y cumplimos con las normas de cuidado indispensables para evitar el colapso del sistema.

Y es en este contexto que Duhalde sale a presagiar muertes, violencia política y golpes de Estado. ¿Por qué? Debería hacerse cargo y dar explicaciones. El último golpe fue el de 1976. Ahí conocimos, de primera mano, lo que es un genocidio. 30 mil desaparecidos. Secuestros, torturas, violaciones, vuelos de la muerte, apropiación de centenares de bebés. Centros clandestinos en todo el territorio nacional.

El pueblo argentino ha decidido –y lo volverá a reafirmar cada vez que sea necesario– que esa fue y seguirá siendo la última dictadura. Tenemos que estar alerta y señalar las acciones desestabilizadoras, pero sobre todo mantener la unidad y apostar al bien común sabiendo que somos la vasta mayoría. No permitamos que los discursos que pretenden sembrar el miedo y el caos le ganen al amor y a la ternura. Ni hoy ni nunca más.

Buenos Aires, martes 25 de agosto de 2020.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO

MADRES DE PLAZA DE MAYO - LINEA FUNDADORA

FAMILIARES DE DESAPARECIDOS Y DETENIDOS POR RAZONES POLITICAS

H.I.J.O.S. CAPITAL

CENTRO DE ESTUDIOS LEGALES Y SOCIALES (CELS)

ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS

LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS HUMANOS

MOVIMIENTO ECUMENICO POR LOS DERECHOS HUMANOS (MEDH)

ASOCIACION BUENA MEMORIA

FUNDACION MEMORIA HISTORICA Y SOCIAL ARGENTINA

ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS LA MATANZA

FAMILIARES Y COMPAÑEROS DE LOS 12 DE LA SANTA CRUZ

COMISION MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA ZONA NORTE

Avanzar hacia las ciudades posibles

Por Lautaro Aragón

Estamos ante una situación desde ya extraordinaria, y pocas veces vista, que nos obliga a pensar y repensar nuestras comunidades. No se puede obviar el rol fundamental que los estados están teniendo en la administración de la crisis fruto de la pandemia. Ya sea desde el punto de vista sanitario, como desde lo social o lo económico, han tenido una capacidad de respuesta también pocas veces vista.
Ahora bien, es un buen momento para pensar cuál debería ser el rol de los estados locales, la patria chica, en la salida del aislamiento. Cuál será la propuesta a la comunidad para volver a encontrarse en los lugares comunes y cómo se invertirán recursos para hacer ciudades más seguras, amigables y vivibles.
No creemos en la inercia del inevitable futuro. Hay muchos futuros posibles, trabajar sobre esa gama de posibilidades es central a la hora de construir realidades. El estado municipal no puede perderse la oportunidad de romper con el rol casi excluyente de gestor de recursos provenientes de nación o provincia para comenzar a recorrer un camino de equilibrio entre lo que sucede, lo que no sucede o lo que se demanda en su comunidad y la posibilidad de concretar soluciones.
Nuestra historia está llena de experiencias positivas al momento de salir de las crisis. Nuestro capital comunitario de base es la creatividad, la fuerza y la capacidad de construir unidad para afrontarlas y encontrar salidas colectivas. Por eso creemos que es un momento fundacional para los estados municipales en relación a la construcción de la agenda de gobierno. Es impensado el desarrollo de una comunidad que no cuente con canales de participación, de control, de seguimiento y de incidencia ciudadana.
“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo” decía Eduardo Galeano, quizás el oriental más esperanzador y leído de este lado del charco. Esta pandemia nos dejará un sinnúmero de microhistorias de solidaridad, de compromiso, de poner el hombro, de arriesgarse por otros y por otras. Ese esfuerzo será la base para poder construir colectivamente las ciudades posibles.
El Hurlingham posible es mucho más de lo que los funcionarios y decisores públicos podamos imaginar. Los gobiernos no son autosuficientes, necesitan del constante diálogo y consenso con su comunidad. A su vez, creemos que el futuro implica ejercitar la ciudadanía, mapear posibilidades y construir horizontes colectivos.
Debemos participar, opinar, proponer y colaborar. No se trata de ganarle a nadie, sino de construir con otros y con otras. Esa es la tarea, el desafío o la travesía, el camino que debemos recorrer, para explorar y encontrar los futuros posibles. En definitiva, necesitamos que nuestra comunidad vuelva a pensar cómo debe ser nuestro lugar y qué cosas deberían suceder.

Están los solidarios y están los otros, que hasta parecen personas

La pandemia muestra todas las debilidades de la organización humana. La desigualdad es tan grande que tiene que salir el Estado en ayuda de casi todos. Además, el país quedó muy mal después del paso de los ahora opositores. Sólo pensar el hecho de que esta situación se hubiese dado con el “rompe reposeras” en el poder y me da escalofríos. Imaginen sin un Ministerio de Salud Pública, sin los equipos técnicos, médicos y de logística.
Pero, la desigualdad no la inventó Macri, el solo la vino a proteger y la robusteció.

Ahora, no hay sector que no esté sufriendo, con una economía en terapia intensiva, un mercado laboral y tejido social roto, el Presidente Fernández pone toda carne a la parrilla y juega fuerte. Sabedor de lo que le dejaron, empezó, primero teniendo paciencia y ahora apreta el acelerador. No es menor el esfuerzo que realizan los ministerios, municipalidades, gobernaciones. La cosa es seria y simple. Ayudar con lo mínimo, acompañar y aguantar entre todos esta tormenta. No es tiempo de imbéciles, ni de mentes retorcidas, ni de aprovechadores. Es Argentina unida para todes.

Hemos visto, no con sorpresa la actitud hostil de algunas personas de amplio poder económico buscando (que raro) su propia salvación, ya sea contagiando a otres, desobedeciendo normativas de seguridad, etc. Vimos, por ejemplo que en los balnearios como Villa Gesell y Pinamar los pobladores no los querían de vacaciones y los intimaban a que se volvieran.
Siempre opiné que esta sociedad donde vivo es como la luna, tiene una cara luminosa y una cara oscura. La primera es solidaria, luchadora, y le da para adelante. La otra es un peligro total. Esta última se alimenta del odio, la ignorancia, la soberbia, el egoísmo, pero su alimento favorito está en el pobre concepto de justicia que anida entre nosotros, y mejor no hablemos del sentido común de las cosas porque no alcanzan las hojas del diario para exponer pruebas.

No será fácil llevar adelante el devenir y la evolución de esta enfermedad, no con hostiles en tu propia trinchera.
Como dijo el Presidente Fernández en nota televisiva “De alguna manera se van a convencer”. Los saludo con respeto, les dedico lo mejor, nosotros en La Hora estamos para esta tarea de cercanía, de fortalecer nuestros vínculos, de generar espacio para que mes a mes vecinos y vecinas de Hurlingham se expresen y así nos van iluminando el camino.

La República en un cruce de caminos donde se juega todo

El texto que viene es producto de un estado de animo alejado del "vamo arriba fácil" y cargado de preocupaciones. Si quiere lo lee y sino me da igual.

Estos días de nuestra vida, están marcados por la preocupación, la tristeza, la incredulidad, pero también, tienen la marca de la esperanza, la fuerza, todo como en una ensalada.
Quizás uno entiende este nuevo fracaso cuando hablas con vecinos y vecinas de distintos lugares y observas que no quieren dar una opinión cierta, o ponen cara de estar abrumados y desconcertados.
El país otra vez parado, otra vez en manos de la especulación y la apropiación de los mismos de siempre. Todo muy enfermo. Una lástima. Una lástima que así sea nuestra vida y que no podamos cambiar una coma de este “contrato social de exclusión, concentración, apropiación de lo público etc.”.

Con una historia en nuestras espaldas, esta realidad parece muy mala, pero es casi lógico que suceda, ya que como en una trama sicológica personal o familiar si las cosas no se dicen y no se plantea cambiar, todo se repite hasta que en algún momento alguien diga basta. Es claro que políticos y funcionarios no son amigos de las cuestiones psicológicas ya que saben bien donde termina todo y como se dice en la calle “la cosa se complicaría”.
Es, al menos para mí extraño escribir sobre una situación ya sabida, ya denunciada. Es más “admiro/ponele/nomeentraenlacabeza” a las otras personas que escriben como si estuvieran viendo al “paciente por primera vez” y entonces, dicen lo que ya todos saben. Se metió la pata otra vez, y lo dicen con sorpresa.

Afuera nos ven así como un país, un conjunto de personas que tenemos una historia complicada, que como conjunto social no generamos un nuevo rumbo positivo, sino que volvemos a caer en el mismo lugar oscuro. No es un sendero nuevo que se hizo de la nada, tiene años y sin embargo se vuelve, como una necesidad suicida. Pueden haber y seguro que las hay, mil explicaciones. Ahora, en las PASO, en esta oportunidad, la sociedad mandó un mensaje bien claro, eso que antes los encandiló, ahora no va más. Eso es lo único claro que hay, que la actual administración fracasó y se lo hicieron saber con contundencia. De todos modos habría un 30% de la sociedad que a pesar de todo, los apoya.

En lo personal, lo único que me interesa es escuchar e imaginar un nuevo rumbo. Necesitamos una nueva organización social, un pacto no. Porque un pacto implica pensar que la contraparte tiene los mismos valores que yo y que va a respetar. Todos sabemos que el grupo humano que detenta el poder aca desde hace 200 años no negocia, nada. Ellos están en batalla con lo popular, a lo sumo se replegarán, contarán cuantos son y volverán por nosotros de una manera peor.
Un nuevo contrato que respete a esta mayoría de gente con necesidades SI, un contrato social que tenga prioridades para con esta masa de ciudadan@s indefensos SI, que se desarrolle una justicia SIN VENDAS QUE mire a los pobres y los beneficie SI.
En definitiva, Una nueva república. Y para esto también se necesita libertad de expresión absoluta.

Pero la verdad, a la sociedad no la escucho ni hablar del tema. La gente en general No habla de la educación, ni de la salud, ni del federalismo, ni de la desigualdad. Por supuesto que hay personas muy interesadas en las temáticas y se movilizan y discuten y proponen pero son la minoría y deberían ser más.
Si hablan dirigentes, en los estudios de tv, o en reuniones de organizaciones políticas, pero ell@s deben instalar en la sociedad los debates, no alcanza que se debata en las organizaciones debe debatir la sociedad en su conjunto y buscar las formas más amplias en las que se pueda manifestar. Entiendo ahora porque la constitución dice “el pueblo NO DELIBERA NI GOBIERNA sino a través de sus representantes”. Pero, si la sociedad no siente la necesidad de los cambios y le da lo mismo seguir viviendo así. Así no vamos a ningún lado.
Claro que es muy complicada, pero llegó la hora de que concretamente se explique que se va hacer. Y si alguien va a pagar estos platos rotos, que no sea el pueblo.

También es evidente que hay un nivel de dirigentes que se han dado cuenta de esto y lo manifiestan, pero ellos deberían hacer que los dirigentes que están más abajo lo entiendan y lo apliquen. Ya que se intenta imponer un nuevo paradigma que está bueno, cuando se dice que ahora la Argentina es con todos, pero eso no se ve claramente abajo del todo.
Sobre el final me acordé de manifestar que me gustaría que el Estado sea PÚBLICO y no de un grupo que se apropia y que te maneja el sentido común de la cosas. Que la sociedad sienta que el ESTADO le es propio, que no está manejado por una casta que se organiza alrededor de sí misma. Que determinados puestos en la administración, la mayoría de ellos sean concursados con examen de aptitud y por tiempo limitado.
Sobre el final hablo sobre el hambre. Finalmente el gobierno fracasó de tal manera que ha tenido que reconocer que hay una emergencia alimentaria en el país. Dijo el Senador Marcelo Fuentes. Este no es un hambre provocado por un desastre natural, este es un hambre provocado por malas decisiones políticas provocadas por esta administración.

Ahora les toca a ustedes estimad@s lectores, hacer el análisis de situación de la República. Mire que los que se van mañana seguirá teniendo todo el poder mediático y harán cualquier cosa.

La universidad cumplió 5 años

Este ha sido un año más, desde el 2016, en el que hubo que navegar con el mar bien picado. El mar sigue picado, pero ahora tenemos un capitán de tormenta Alberto Fernandez.
Al decir de la vida de un barco el anterior capitán (Macri) estaba en la cubierta, pero en la parte de los pasajeros vip. Cada tanto pasaba por la cabina de mando, pero cuando agarraba el timón lo daba al barco contra las piedras y así dejó todo.
Es un dato objetivo de la realidad.

Por otra parte y en esos tiempos, la UNAHUR resistió y aplicó un protocolo de navegación evasiva, (cuando detrás tenés un barco enemigo que te bombardea) y con una tripulación de primera, preparada y curtida en la persecución, se la jugó y creció en épocas de achique y destrucción. No fue mágia fue amor a la actividad Universitaria, a la educación. Ahí, me tomo un segundo y digo, gracias por mostrar vocación (yo pensaba que se había perdido).
Entonces, multiplicaron la cantidad de alumn@s, las ayudas a los mismos, van a los barrios buscando cercanía y confianza, colaboran en diferentes áreas de la vida de Hurlingham. Una maravilla.
Jaime Perczik será recordado, por darle esa impronta de ir para adelante y que nada lo pare. Sé que no ha sido él solo, que lo acompañaron l@s docentes, no docentes, estudiantes y demás. Como dijo Juan Zabaleta en su discurso “empezaron con 1200 y ahora llegará a los 20.000 estudiantes".
Pensar que hubo quien (Vidal) en un acto de desdén potenciado llegó a hablar mal de las Universidades Públicas. ¡Así le fue!
La Universidad, cambia todos los días el paradigma conservador de Hurlingham, al abrir, las puertas a miles de vecinos y vecinas de Morris y Tesei que nunca fueron, ni pensaron que entrarían a una Universidad. Ahora son gente que piensa en un trabajo relacionado con su estudio y eso cambiará el nivel de ingresos a futuro, cambiará las expectativas de vida, como ven su barrio y sobre todo como quieren vivir y aspirarán y lucharán por las mejoras y no se conformarán con las migas de los ricos. Estudiarán y además opinarán como quieren vivir.
Se va terminando así, de a poco una época donde solo opinan los vecinos de los barrios con más privilegios.
La Universidad Pública, para nosotros representa la “patria para todos” y no la “patria para pocos”.
Sólo con el transcurrir del tiempo podremos ver, que tanto se pudo avanzar.

¿Comunicamos lo mismo de siempre?

Por Marcelo Cogan

La comunicación hoy en día, en si misma se muestra caótica, tod@s comunican, no está mal, es un derecho. Luego, tod@s nosotros que nos estamos comunicando en forma caótica, debemos tener en cuenta que estamos ayudando a la atomización de la comunicación. Se habla en contra de los medios hegemónicos, pero los que siempre imponen “el sentido común de las cosas” son los hegemónicos. No hemos visto claros ejemplos donde una sola persona comunicándose por su telefonito pueda cambiar “el sentido común de las cosas”, cuando sucede es porque interviene un colectivo de gente (como veremos más adelante). La verdad, yo creo que de eso se trata. Para mí, “el sentido común de las cosas” son aquellas consignas que incluyen modas, frases, también la costumbre de aceptar todo. Este conjunto de mandatos viene de muy lejos en el tiempo y son como los mandamientos de la sociedad. Ejemplo: Un banco roba el dinero de los socios y lo mezcla con dinero de origen delictivo y solo pagan una multa, pero si un representante del pueblo no declara $1000, la televisión estará dándole para que tenga, guarde y reparta y hasta conseguir la prisión del mismo no pararán. ¿Qué hace que un banquero pueda hacer lo que se le de en ganas y consiga que la TV, ni las redes, ni Mongo Aurelio hablen? Claro “el sentido común de las cosas”. Si hay un movimiento que ha luchado y continúa en su lucha contra “el sentido común de las cosas” es el feminismo. Si matan a una mujer, siempre se juzga a la víctima por ser mujer, Ahora gracias a la insistencia de las mujeres eso ha disminuido un poco. Por otra parte recordamos una letra de una canción de Jorge Cafrune “El copetudo de riñón cubierto para el que no usa leyes ningún comisario”. Fijense “no usa leyes ningún comisario” terrible. Como verán “el sentido común de las cosas” está metido en todos los temas. En la política, hoy en día vemos un montón de personajes de distintos partidos políticos que ya se sienten candidatos a algo.
Nos preguntamos ¿en que momento realizaron un plenario bien organizado para escuchar a la gente y sus problemas? y entonces ahí que la gente sea la que vaya haciendo propuestas ya que antes que elegir a un candidato tenes que saber que vas a proponerle a las demás personas. Luego por añadidura tendrían que aparecer los nombres que la gente elija para llevar adelante las propuestas.
Pero, “el sentido común de las cosas” dice que no se hace así. Se juntan 4 o cinco, solo ellos y ahí arreglan, luego arman un acto donde ya la gente debe concurrir para victorear lo que los 5 han elegido, así nos va.
En Hurlingham una de las pocas situaciones que rompió con “el sentido común de las cosas” fue la paralización de la producción de la Rousellot. Ahí, en esa situación “el sentido común de las cosas” decía que nunca se podría parar ya que es una empresa internacional con mucho poder, pero se conjugó que los medios nos hicimos eco del problema de los vecinos, básicamente los vecinos insistieron y mucho, y por fin apareció El Estado Municipal que cumpliendo con la legislación vigente y consiguiendo el apoyo de todas las bancadas de la Provincia de Buenos Aires este particular “sentido común de las cosas” se derrumbó e instaló otro que dice “Si se pudo conseguir”. Entonces y en forma tangencial tendrán que preguntarse l@s lectores por qué antes el Estado no actuó?. Este texto intenta ser un disparador para ustedes, ya que son l@s que a diario sufren “el sentido común de las cosas”. Solo ustedes en su interior, como personas pueden decir basta y ayudar a escribir otro “sentido común de las cosas” más ameno e igualitario. Casi nada les tiro para hacer. En estos momentos estamos donde estamos por este bendito “sentido común de las cosas” que nos lleva a aceptar cualquier cosa.
Por otra parte, pienso que la hipocresía es la que le habla al oido a las personas y le dice “querid@ para que te vas a meter en eso”, “no se yo no entiendo nada”, “será así te parece”. “yo no tengo pruebas, pero lo dijo la tele”, “hace la tuya, no ves que nada se puede cambiar”. Así podría seguir un rato. Paramos un poco aquí, me “irve la cabeza”.
Según un conocido filósofo primero se piensa y luego se existe. Entonces, querid@s lectores si no piensan luego les dirán “vos no existis”.

La extrema derecha de Bolivia le puso punto final a la democracia

Durante todo este año la derecha trabajó con el apoyo de EEUU para derrocarlo. Empezaron con manifestaciones y fuertes críticas por el hecho de que Evo Morales, pudiera ser candidato a la Presidencia de Bolivia. La violencia desde aquel momento no se hizo esperar.

Luego, vinieron las elecciones y Evo pudo conseguir el 10% de diferencia que marcaba la ley.
Pero el resultado no les servía a la derecha. En realidad nada le servía, ya estaba determinado el golpe de Estado. Un lamentable actor en este mapa bélico, es el Secretario de la OEA Luis Almagro, alguien moralmente desfigurado y probablemente un “creyente” de la causa geopolítica de Trump vs. China y Rusia.
Es seguro que para los más jóvenes del continente, la violencia de la derecha boliviana, racista y fascista los sorprenda. Sólo adentrándose en la historia de Bolivia encontrarán que no es casual. El odio en contra del indio es total y enfermizo.
Como dijo Evo “me echan por indio, por negro y por ser de izquierda”. Para sacarlo del poder realizaron todo tipo de actos de violencia degradantes, amenazas, muertes, incendios, hostigamiento, secuestro, amenazas a familiares de funcionarios públicos y a ciudadanos en general. La policía de distintos lugares brindó su apoyo no haciendo nada. Luego como en el cierre de una obra de teatro salió a las tablas El Ejercito de ese país y “le sugirió que se vaya por el bien de Bolivia”.
Por otra parte renunciaron por la presión y las amenazas toda la línea sucesoria que marcan las leyes. Así el descontrol es completo, entonces ahora hacen lo que quieren sin límites ni vergüenza alguna.
A la derecha le molestaron profundamente todos los cambios que se realizaron a favor de los más pobres, las obras, las medidas sobre energía, sobre educación, sobre la salud, donde lo que se mostraba es un crecimiento notable del nivel de vida.
¿No tenían derecho los pobres de Bolivia a vivir mejor? ¿Fue la naciona-lización de la energía lo que también los crispó? ¿Habrá sido que lo que no les gusto, fue que un indio lo hiciera y lo realizara bien?

Todo esto es mío, solo mío

La economía argentina y su direccionamiento de política económica parece sacado de una película o serie de Neflix. Argumentos parecidos en Billions, o en Dirty Money (esta última es una serie de investigación sobre casos reales).
La cuestión es que los mangos los manejan tipos que se piensan a sí mismos como lo más inteligentes, superiores y entonces las reglas para ellos son una traba, un impedimento para avanzar en sus proyectos. Además, se rodean de gente igual y con una lealtad a toda prueba, ya que primero le demostraron a sus futuros lacayos que ellos nunca caen, que siempre safan, que se salen con la suya y que, además van por la revancha con la cancha marcada y luego, a estas personas leales las invitan a pasar frente a los “cadáveres económicos” que van dejando. Cosa que sepan que les espera.

La cuestión funciona porque la justicia (esa organización que aplasta a los pobres y defiende al fuerte, como para que no digan que no leyeron a los “griegos”) es un apéndice que, en caso de usarlo funcionará, o realizará un excelente espectáculo de ficción leguleya. La verdad la usan para entorpecer el camino de aquellas personas que se avivan y denuncian el poder absoluto. Cumplen con alguna cosa básica como para que lo obvio no transforme a los sumisos en “campesinos medievales con antorchas en la mano” y la cosa se desmadre.
Siempre hemos observado que el único poder de las repúblicas que no elegimos es el judicial, o sea se mantiene un sistema igual al colonial (monárquico), el Juez está casi de por vida. ¿Por qué razón si a los otros los cambiamos cada 4 años, mantendrías uno de los poderes así? ¿Qué es lo que hay que dejar quieto? Creo que las familias patricias que gobiernan el Rio de la Plata necesitaron, necesitan y necesitarán esa “seguridad jurídica” o sea que nada cambie. No se porque me nació escribir así sobre la justicia.

Ya hemos publicado en otras páginas el tema de Farmacias vs. Farmacity, pero me parece que si se salen con la suya, eso de vender solo será el comienzo. Hay un modelo de negocios que funciona en los EEUU que abandona la investigación farmacéutica y se dedica a las ventas y las ganancias. Compran laboratorios, eliminan la investigación científica y repiten esto en cada laboratorio. Luego, forman un fabuloso monopolio que termina afectando a Obras Sociales, Prepagas y demás, porque ellos producen y venden y dicen cuanto vale cada droga. No se porque me parece que esa amenaza la tendremos por acá. Otra de las cuestiones es mantener un formato de sociedades anónimas para entrar al mercado de valores y si eso llega a suceder agarrate bien fuerte de lo que encuentres.
.
El derecho a la libre expresión es de todos

Por Marcelo Cogan

No voy a escribir mucho sobre esto, ya que todos somos grandes y sabemos que hacemos, que apoyamos y que no.
La libertad de expresión es un derecho universal, como tal todo aquel que lo vulnere sabe que tiene el reloj en contra y no podrá sostenerlo por mucho tiempo, al menos no eternamente.
Lo legal y lo legítimo están entrelazados con este tema, ya que si a vos te eligen y ganas con legitimidad lo único que es legal y legitimo es ese acto. Ya que luego tendrá que demostrar todos los días que sus actos son legítimos y por o tanto legales. La legalidad o no es la que te puede seguir como una sombra día y noche. Entonces, que ganes una elección no autoriza a que se puedan cometer actos ilegitimos porque eso vacía la legalidad. No estamos diciendo nada del otro mundo, y no le hablo ni a funcionarios, ni políticos, ni a lobistas futuros escribo y dedico lo que hago a mis vecinos de siempre los que me conocen de toda la vida en Hurlingham, ya saben como pienso y pienso así desde siempre. Nosotros, los comunes, los que trabajamos, estudiamos, ponemos la mesa, vamos al super, o con la familia de paseo, etc, no podemos, sobre todos los adultos permitir que nadie se meta con el futuro de la libertad de expresión de nuestros hijos, nietos. Piensen un poco, si quieren un país grande, este no se hace achicándole la vida a los demás.

Cristina fue a la Rural y presentó Sinceramente 

Por Marcelo Cogan
(lamento no haber publicado esto el 15/5 fecha en la que fue escrito, ahora con el pagina12 del lunes.. todo es una obviedad)

Justo unos pocos días atrás fui a la Sala J. L. Borges porque se conmemoraba el día de Cuba en la Feria del libro. El espacio previo con pasto que es muy grande fue el usado para este acto político – cultural.
Se hizo la presentación formal de autoridades y habló Cristina.
Hizo agradecimientos, pero nombró primero y en dos ocasiones a Alberto Fernández como autor de la idea de escribir este libro, y a su marido Nestor.
Luego, se veía en su cara que estaba concentrada en lo que tendría que decir. Era evidente que estaba sujetando a sus emociones. Y su discurso corto, fue contundente, le habló a la sociedad, interpeló a toda la sociedad y dijo lo que sabemos “somos difíciles” expuso el ejemplo de un tramo de la historia del mismísimo Juan Perón. Como diciendo (si se la hicieron a Perón se la hacen a cualquiera, el hecho de no respetar acuerdos) Todo esto en el marco de la sintética descripción de la gran dificultad de Argentina en estos tiempos de cambios geopolíticos.
No hizo demorar su pedido de que hay que trabajar para un contrato social, lo dijo así “Es necesario un contrato social de todos los argentinos y argentinas”, pero además agregó que debían tener “metas cuantificables”, o sea nos pide lo que nunca se hizo. Ella llegó a esa frase, previamente enumerando la infinidad de crisis institucionales. Fíjense que no dijo acuerdo político, dijo acuerdo social, le vuelve a hablar a la sociedad para que se debata y trabaje en acuerdos básicos y también superadores en la vida de todos los días.
Es una buena señal, pero también está marcado el futuro muy duro que esta delante de todos nosotros y es evidente que sino hay un acuerdo previo de cosas básicas, nuestra vida la de los nadies será muy complicada. Sólo la sociedad participando y diciendo de una bendita vez que cuernos quiere, mostrando que tanto sabe realmente de lo que pasa y viendo si es posible que aporte algo, entonces tendríamos una mejor oportunidad de pensar algo mejor para todos y todas.
A ver, cuando la autora del libro habló de sociedad se ha estado refiriendo a toda la población. No sólo a los capos económicos, a los auto denominados candidatos, a los dirigentes de todo tipo que saben muy bien que la sociedad se mantiene distante y viendo y quizás imitando cosas que no son buenas.
Una de las cosas interesantes es que el libro Sinceramente, el solito rompió con todos los estándares de crisis. La industria editorial está en el sótano más bajo, el que se inunda siempre vio! Y aparece Cristina y hace que el de la imprenta donde se hace Sinceramente no de abasto, lo dijo el muchachito de Random House. Y además, creo que ni el mismo pensaba que se estarían vendiendo al día de hoy unos 400.000 ejemplares.
Pero, Cristina es sí emerge, sale y mueve todo.
No estamos acostumbrados a que hable poco, es una señal de que los que tenemos que hablar ahora somos nosotros, la sociedad. Veremos si los dirigentes que tenemos se bancan eso.

comparti esta página

Built with Mobirise