Las políticas públicas y la ciudadanía.

Por Lautaro Aragón

Desde hace mucho tiempo decimos que hay una distancia demasiado grande entre representantes y representados, una brecha entre aquellos que deben tomar decisiones en favor de la mayoría y los que resultarían beneficiados por aquellas medidas o actos de gobierno que la minoría que ejerce el poder formula.
En Hurlingham de a poco estamos transformando esa distancia. En algún momento había que empezar a acortarla y generar los espacios necesarios para que la ciudadanía se encuentre, se reconozca, discuta, se pregunte, se mire a si misma y formule acuerdos y consensos que le permitan ir construyendo, de a poco, una idea colectiva de ciudad.
Nuestro municipio tiene poco mas de veintidós años, con un marco normativo heredado y un territorio a su vez dividido en tres localidades cada una con una dinámica propia. Esto nos plantea el desafío de pensar estratégicamente cómo las integramos y cómo generemos un desarrollo que no colapse nuestros barrios. Pensar integralmente un territorio, en este caso nuestro Municipio de Hurlingham, significa la oportunidad de diseñar cómo deseamos crecer, cuáles son los valores en los cuales queremos sentar las bases de nuestro futuro y cuáles son las potencialidades que queremos propiciar.
Ya en muchas campañas electorales hemos escuchado hablar de la necesidad de un Código de Ordenamiento Urbano como si en la sanción de una norma estuviera la solución mágica a todos nuestros problemas urbanísticos. Lamentablemente debo decirles que no es así, nunca las soluciones a los problemas de las ciudades son desde una sola mirada o a través de una sola norma. El Código será sin duda una parte fundamental para la organización territorial de nuestro municipio, pero deberá estar acompañado por estrategias para abordar problemáticas como el transito, el tratamiento de los residuos, la accesibilidad, los espacios públicos, el acceso a la salud, la seguridad y también lo relacionado a una transformación y modernización del Estado Municipal que garantice una apertura y transparencia que hoy es escasa.
Desde la Unidad de Gestión para la Planificación Estratégica comenzamos a recorrer un camino nunca antes andado con los Laboratorios de Innovación en Políticas Públicas. Por primera vez se incluye en Hurlingham la mirada de la ciudadanía en la gestación de una política pública. Desde el minuto cero quisimos conocer cuál es la mirada de nuestros vecinos y vecinas acerca del lugar donde viven sus vidas, no con un fin antropológico o informativo, sino con el objetivo de poder sumar a los conocimientos técnicos y profesionales la percepción de aquellos que le dan vida a un lugar.
Estamos ante un momento crucial en la vida de nuestro distrito, afrontamos la posibilidad de dejar de lado cuestiones menores que a veces nos alejan y ocuparnos nada mas, y nada menos, que del futuro de nuestro lugar. Este enorme desafío no hace mas que llenarnos de energía e intentar sumar cada vez mas miradas a la gran responsabilidad de elaborar el Primer Plan Estratégico de Hurlingham.